Secreto. (David Fernández)

Una vez guarde un secreto. Un secreto que marchitaba mi corazón. Que lo atrofiaba y no le permitía sentir,  lo que realmente me haría feliz. Mil y una noches lloré en silencio mi secreto, lo llore incluso teniéndote entre mis brazos.  Resultaba ridículo tenerte a mi lado y permanecer callado, sabiendo cuales eran las palabras que mi corazón te tenían guardadas. Pero sentía miedo, no sabía si sería capaz de ser quien debía ser. No sabía lo que era, ni lo que podía ser. Tenía miedo.  Miedo a perderte, miedo a perderme, miedo por miedo y mi boca callada. 

Un secreto que pensé que acabaría conmigo. Pero que en realidad estaba acabando con los dos. Callar nos hacía débiles y estúpidos. Porque  nos separaba, nos desplazaba al uno del otro, nos generaba miedo y desconfianza. Nos volvía al uno contra el otro, cuando en realidad, nuestros corazones querían estar juntos. Dos almas separadas por un secreto fruto del miedo. Miedo a expresar lo que realmente sentíamos.  Y  tal vez, esta historia parezca que esté mal contada. Porque si este secreto, este miedo, era de ambos. Porque soy yo quien me fustigo.

Porque mía era la culpa, yo era el culpable de crear ese miedo. Pues yo antes era un perro viejo. Vivía de limosnas, de cariño ajeno que me era regalado en noches bañadas en alcohol. Mi corazón era un muro infranqueable, y mi mente volaba sin sentido hacia cualquier camino, que me regalase un poco de la pasión mas perra. Ese era yo, y culpable me declaro. No me arrepiento de mi anterior camino. Pues nunca me fue obligado cogerlo simplemente lo escogí yo. Como también me declaro culpable de crear un miedo que te impidiese hablar con sinceridad.  Por eso,  soy yo culpable. Porque era yo quien debía cambiar, pero mis labios se sellaron y no te podía decir que en mi crecía el cambio. Se sellaron por miedo, miedo a que no me creyeses, miedo a realmente no poder cambiar. Miedos, secreto…. Demasiada cobardía para este perro viejo, que ya no quería vagabundear. Que en su interior guardaba un amor sincero, un amor de verdad. Puro, limpio y capaz de hacer que este,  aquí presente  se convirtiese en FAUSTO, el que sonríe, el que es alegre, el que desear caminar por este mundo sin miedo, siempre y cuando tú, mi vida, mi tesoro me acompañes.  Porque fuiste tú, fue tu amor silencioso el que hizo que mis ojos lo vieran y mi corazón lo sintiera. Era amor, amor de verdad.

Y es por ello  que el secreto pasó a mejor vida. Y por mis labios trotaron briosas  las palabras de felicidad, al poder decir que mis manos por fin te tocan de verdad, que mis labios sienten la fuerza del beso de verdad. Que mis ojos brillan juntos a los tuyos por felicidad.  Que mi respirar cuando es profundo es porque siento de verdad. Y es que no hay mas verdad.  Pues mi corazón ya no tiene miedo al decirte que te amo. Que el amor ya no es un desconocido. Que la pasión ya no es perra, sino que es hermosa. Y que en mi caminar, la soledad ya no es compañera. Porque mi tesoro, mi alma, mi diosa. En él me acompañas y en él me acompañaras. Demostrándole a este FAUSTO que el amor existe de verdad, que aplacar al miedo y destrozar el secreto no fueron valentía. Sino que fueron el paso natural, del que quiere sentir de verdad. 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Relatos tema octubre 2011. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Secreto. (David Fernández)

  1. Concha dijo:

    Muy bonito. El secreto debía ser explicado, pero su ausencia le da alas a la imaginación. Enhorabuena!

  2. Jorge Moreno dijo:

    Palabras llenas de amor.

  3. Loco Soñador dijo:

    para poder leer mas sobre mi:
    http://miradadeperroviejo.blogspot.com/

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s