La niña de facebook. (Sol Trianes)

Vio la fotografía  y se le hizo un nudo en la garganta.  Aquella niña amoratada, de labio roto y pómulo hinchado, que recorría las redes sociales con una denuncia en su mirada, casi sonriente, le hizo llorar. Le dolía tanto que no podía dejar de mirarla.

Imaginaba el horror en el silencio de su cuarto sin salida, el estupor ante la agresión de los que mas quería, en los que mas confiaba. Escuchaba su llanto tenue y entrecortado y hacía suya su alma perdida en una marabunta de sentimientos contradictorios. Cómo podía aquella niña, apenas un bebé, elegir entre el miedo y la rabia; entre el dolor y el amor; entre la soledad y la supervivencia.

Y pensó en sí misma, en sus maravillosos y tristes relatos, en su continuo psicoanálisis para intentar saltar la verja invisible  que separaba su vida de mujer, aceptablemente feliz,  de  una infancia destruida, sesenta años atrás.

Aún volvían, en ocasiones, aquellas escenas donde la violencia desatada, los hacía irreconocibles;  los mismos que  horas antes le estaban dando un beso, solo uno, educado y distante, como besan las familias refinadas. Recordaba su rabia por desear aquel beso, incluso en esos momentos; una rabia contenida, dispuesta a perdonar. No comprendía cómo podía quererle. Pero le quería, lo adoraba.

Y le temía. Lo peor era el miedo. Pero no era el miedo a los golpes, a los insultos, a los desprecios, a las lágrimas. En su rebeldía, aguantaba aquello con la cabeza erguida. No. Era el miedo a que alguien supiera, alguna vez, lo que estaba ocurriendo tras los muros honorables. La vergüenza de que alguien descubriera como era él realmente, en las noches, en que un poderoso deseo de sexo rápido con alguna de las mujeres del servicio, lo convirtieran en un monstruo.

A la mañana siguiente, nada había pasado. Un silencio caía sobre la casa.  Con la complicidad de todos, verdugos y víctimas,  la vida continuaba con una naturalidad desconcertante. Hasta que volvía a repetirse.

Con el paso de los años, la biología fue aplacando las situaciones y distanciándolas, hasta que prácticamente desaparecieron. Pero el miedo no se fue, al contrario, se instaló por completo en su vida, creció y aparecieron nuevas formas. Miedos razonables o paranoicos, que condicionaban cualquier acto de su existencia. Miedo a la noche, a las enfermedades, a la soledad, a la gente, al amor, a  todo… Miedo a la vida.

De nada sirvieron los psiquiatras posteriores, ni su fuerza creativa que todo lo analizaba, ni el cariño callado y comprensivo de la familia que ella misma creó. Aquel miedo, como una hidra de siete cabezas, se había instalado en su alma, presidiéndola, llenando todos sus entresijos  y bloqueando cualquier atisbo de felicidad.

Ahora, mirando aquella  foto, comprendió que, a pesar del tiempo transcurrido, incapaz de saltar la verja, ella seguía siendo la misma niña de entonces, orgullosa y rebelde, a la que solo el miedo derrotaba en tantas noches insomnes.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La niña de facebook. (Sol Trianes)

  1. ana amigo pardo dijo:

    Relato bastante duro pero está muy bien,

  2. montseauge dijo:

    Realmente el miedo y los monstruos pueden adquirir diversas formas, esconderse tras una apariencia totalmente normal. Enhorabuena por tu relato y por el modo en que has tratado el tema del maltrato.

  3. Es efectivamente muy duro. Bien contado, lástima que el tema sea tan real. Enhorabuena.

  4. Sol Trianes dijo:

    Gracias a todas por vuestros comentarios. Se que es un tema muy duro, ni siquiera se si es muy apropiado para ponerlo aquí. Pero agradezco mucho vuestros ánimos.
    Un abrazo

  5. Ana Pascual Pérez dijo:

    Hola Sol, no había leído todavía tu relato, y he de decirte que me ha sorprendido. Es duro de lo que habla, si, pero está muy bien contado. Un abrazo, Ana.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s