Cuando llega agosto. (Máría José Moratalla)

Era verano, cuando llega el calor, más exactamente agosto y una lágrima nostálgica resbaló por su mejilla mientras recordaba.

Como olvidar ese pequeño camino pedregoso que se desviaba de la nacional por el que a medida del que se avanzaba se disipaba en lo alto la torre del campanario y poco a poco se adentraba en la placeta, la plaza y como lugar de destino la calle Mayor Alta, exactamente el número veintisiete.

Bajo el quicio de la puerta dos ancianos: Tomás sentado, con su boina negra, su garrota y Linda su perra fiel bajo su silla donde casi siempre estaba; Encarna, siempre a su derecha y de pie, con sus cabellos plateados recogidos en un moño que tan delicadamente se hacia cada mañana y su delantal a cuadros negros anudado a su cintura.

Ambos expectantes y ansiosos ante la llegada que siempre se producía única y exclusivamente ese día al año.

De esto hacía mucho tiempo, máquina prodigiosa que nunca descansa, pero nunca olvidaría esa preciosa estampa, postal que guardaría en el álbum de su memoria toda la vida, aunque muchas cosas ya hayan dejado de existir en este mundo mortal.

Se enjugó la lágrima y floreció una sonrisa.

Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Cuando llega agosto. (Máría José Moratalla)

  1. Oliva dijo:

    Hola, dejas abierto el argumento, ¿Qué pasaba ese día?. me ha traido recuerdos de cuando en mi pueblo era el día de la entrada de la Virgen, tambien en agosto, o de cuando venían mis tios de Francia, con un paquete de cáfe y una caja de terrones de azúcar, cada año se repetia la misma imagen.
    Me ha gustado como me has introducido en el relato y los recuerdos que me ha evocado.

  2. sheyla dijo:

    Hola, ese dia llegábamos a mi pueblo a pasar el verano con mis abuelos.
    Tus recuerdos son los que pretendia evocar

  3. Leticia de Juan Palomino dijo:

    Creo que esta explicación deberías incluirla en el relato, porque sino te quedas con la sensación de que te falta justo lo importante de la historia y es una pena. También tendría cuidado con usar muchos determinantes posesivos seguidos. La descripción es muy hermosa.

  4. A mi me ha gustado mucho; en pocas palabras has hecho que recuerde mis veranos, los de antes, los que ya no volverán. Es verdad que le falta ese detalle que todos esperábamos, el por qué de esa lágrima, pero así y todo me ha encantado. Un abrazo.

  5. amaya dijo:

    Corto y sencillo, te hace soñar con el porqué de esa lágrima. Gracias por escribir. Un saludo. Amaya

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s