Cupido y las estrellas. (Miriam Pérez Barba)

Cupido marca los corazones de aquellos a los que toca con su flecha, aquellos que están destinados a estar juntos para siempre.

¿Queréis saber por qué? Está bien. Os lo contaré. Pero este debe ser nuestro secreto.

Hace mucho, mucho tiempo, cuando los primeros humanos rondaban la tierra, cuando el primer ápice de razón comenzaba a aparecer en su mente, un ángel se aburría en los cielos. Ese ángel  es hoy conocido con el nombre de Cupido.

Cupido vivía rodeado de sus hermanos y hermanas, todos ángeles, rígidos, estrictos, absortos en su sosegado amor hacia la naturaleza, así que el pequeño ángel apartó la vista de su familia, zambulléndola en la inmensidad del universo.

Observó todas y cada una de las estrellas que habitaban cada una de las galaxias existentes, nada parecía sacarle de su perpetuo aburrimiento. Hasta que un día, encontró a dos estrellas muy juntas en la pequeña constelación de Sagitario, conocida como “la flecha”.

El ángel quedó prendado al momento del modo en que ambas estrellas se acercaban, el modo en que dependían de su unión, la pasión que compartían, la necesidad de la una de estar cerca de la otra. Cupido miraba a las estrellas y se miraba a sí mismo, sintiendo unos celos terribles de la sobriedad con la que se veía obligado a actuar en los cielos, mientras por ahí había seres disfrutando de sentimientos tan intensos.

En una muestra de lo que él consideró “ingenio” elaboró un arco de madera de los árboles del edén y una sola flecha, cuya punta estaba hecha del material de la espada de su hermano Uriel, con la que expulsó a los primeros humanos del paraíso.  Volvió al lugar desde el cual observaba a las estrellas enamoradas y, apuntando con decisión, soltó la cuerda del arco, acertando justamente entre los cuerpos de ambas estrellas, partiéndolas por la mitad.

Una de las mitades de cada una salió volando, cayendo en distintos lugares de la tierra e incrustándose en el alma de un humano distinto. Cupido observó esto con curiosidad, pues percibió algo distinto en sus corazones. Al cabo de los días, ambos dejaron de comer, estaban abatidos, suspiraban sin parar y lloraban desconsoladamente.

Cupido no era capaz de explicarse lo que ocurría, hasta que descubrió una noche a las dos criaturas creadas por su padre, sentados y mirando la luna con la misma expresión en los ojos. Soledad, anhelo, necesidad, dependencia, deseo. Los mismos sentimientos que emanaban de la esencia de las estrellas a las que él había separado. Cuando salió el sol, los humanos yacían en su lecho, sin vida. Habían muerto de pena.

La aberración que había cometido hizo mella en el corazón de Cupido, que lloró la pérdida de esas dos almas enamoradas. Buscó día y noche los restos de las estrellas en el inmenso firmamento y cuando los encontró, los convirtió en polvo de estrellas, manteniendo juntas así ambas mitades.

Hizo más flechas, muchísimas, tantas que la mente humana no podría contarlas, mejoró su arco añadiendo el polvo de estrellas y solidificó suficiente como para hacer puntas para todas las flechas. A partir de ahí se consideró responsable de hacer que en el mundo no faltasen esos sentimientos tan intensos que compartían las estrellas enamoradas.

Acudió a su padre, confesó haber pecado de envidia y le rogó que le dejase emprender su propósito. Tras conseguir su consentimiento, voló alrededor de todo el mundo, lanzando sus flechas a todos los humanos, de manera que, dependiendo de qué molécula de polvo de estrella haya sido utilizada para la elaboración de la flecha, los corazones de cada humano quedaban marcados con un símbolo que muy pocos conocen hoy día y los llevaba a vivir buscando a su otra mitad.

Cada paso que damos nos lleva a encontrar a esa persona con la cual estamos destinados a estar, todo gracias al error de un pequeño ángel algo envidioso pero responsable de sus actos.

Y por eso, Cupido marca los corazones de aquellos a los que toca con su flecha, aquellos que están destinados a estar juntos para siempre. Para ayudarlos a encontrar a su media estrella.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cupido y las estrellas. (Miriam Pérez Barba)

  1. Looli dijo:

    Miriam, enhorabuena…
    Me encantó encontrarme aquí con Cupido y las estrellas.
    Gracias, por las sonrisas que me has sacado. Muy bonito, mucho.

  2. amaiapdm dijo:

    Me ha gustado tu relato, muchas gracias por escribir. Un saludo. Amaya

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s