El cuerpo. (Ana Amigo)

Las vacaciones de Navidad estaban a punto de comenzar y Noa esperaba la llegada de su tía Ursula impaciente, hasta fué a comprar una tarta de merengue de limón a la confitería especialmente para ella, esa tarde llegaría sobre las siete, puso el mantel nuevo, dos candelabros y servilletas, a las siete menos cinco puso la cafetera al fuego y cortó dos trozos de tarta, su tía puntual tocó a la puerta a la hora acordada.

Luego de una hora y media de intensa charla cada una a sus respectivas habitaciones, mañana madrugarían para hacer sus compras navideñas…

El cuerpo descansaba inerte y frío, su rostro presentaba una hermosura singular, entre cándida y malvada, con los labios morados por el frío, estaba algo lejos de la fábrica textil, al lado de un viejo árbol.

Sobre la nieve había un círculo rojo intenso, era sangre, tenía un diámetro aproximado de cinco centímetros.

En el interior de la casa el hombre tomaba una taza de té, nervioso y agitado se dijo que sería mejor desaparecer unos días, todo volvería a la normalidad, o eso pretendía.

Pero nada volvería a ser como antes.

Noa y Ursula rebuscaban en una caja de la tienda por unos guantes de color negro, pero no los había, solo quedaban en azul y gris, pero no le interesaban, así que salieron de allí rumbo a la perfumería para hacerse con unos jabones de fresa.

Cuando salieron de allí ya eran las cinco de la tarde, buena hora para unos cafés y unos pastelitos de chocolate, estaban en dudas si ir a la cafetería de Leila o a la de Sam, finalmente optaron por la de Sam, porque sabían que ese día estaría más tranquila ya que no había nadie jugando a las cartas.

El día se volvió gris y muy gélido, en las escalerillas de la casa de Noa había bolitas de granizo, con cuidado subieron las escaleras para no resbalar.

El pueblecillo que escogió el hombre era de lo más tranquilo, pagó poco por la habitación del motel, se durmió muy pronto, cuatro horas de viaje eran muchas horas, no había parado ni siquiera para mear.

Continuará…

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El cuerpo. (Ana Amigo)

  1. Carolina Garcés dijo:

    Noto el relato confuso. No pude entender si describías dos historias al mismo tiempo.

  2. ANA AMIGO PARDO dijo:

    No es una única historia pero con varios personajes, tiene una segunda parte a la que puse desenlace pero haré una tercera porque queda la historia en suspenso y no queda bien el desenlace final será para el mes de marzo.

  3. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir,me han confundido un poco los personajes, quizás tendrías que haberlo alargado un poco para entender mejor la conexión entre todos. Un saludo. Amaya

  4. Leticia dijo:

    Es difícil juzgar la historia sin saber el desarrollo y el desenlace. Es cierto que es un poco confuso, cuesta darse cuenta de que hay dos líneas argumentales, quizás debería de emplear alguna fórmula para separarlo. Te recomiendo cuando corrijas que cierres más las frases. Por ejemplo en el primer párrafo no hay ni un sólo punto y esto te obliga a emplear palabras y muletillas que funcionen de enlace. A ver si ahora en marzo nos enteramos de qué pasa con ese cuerpo y qué tienen que ver unos personajes con otros,jeje, porque la tía y la sobrina me tienen intrigada :).

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s