El hombre honrado. (Manuela Asenjo)

Como el hombre amable, cordial y esforzado que eres, hoy caminas decidido hacia la terminal de autobuses. Optimista imperturbable ante la peor crisis, la tuya, avanzas con una agradable sonrisa. De reojo te vas observando en cada escaparate, aprobando tu aspecto, con tu mejor traje. “Sí –afirmas –hoy deslumbraré en esta entrevista, hoy conseguiré este trabajo”.

Estás a punto de llegar a la estación y de pronto ves cómo se agolpan unos chavales junto a la verja del instituto, soltando exclamaciones angustiadas. Vaya, parece que hay alguien caído. Te aproximas veloz, tu talante generoso y colaborador te lleva hacia el tumulto. Bueno, también la correspondiente dosis de morbo, no lo vas a negar. Quieres ayudar, quizá un alumno se dio un golpe, o alguien sufrió un atropello…

Apartas al chico que en ese momento exclama “¡parece muerto!” , y atisbas hasta ver al caído. Entonces respiras aliviado, cuando reconoces al mendigo maloliente que duerme todas las noches frente a la puerta del centro, entre cartones. Estará borracho. Uf, qué susto, te tranquilizas mientras recolocas el cabello.

No puedes perder más tiempo, miras el reloj y ves que ya vas justo. Aceleras el paso y, como en un cortometraje, tu mente se sitúa en un antiguo escenario. Estás sentado en clase. Es la hora del Padre Casanova, profesor de religión y director del colegio, cuando al despedirse recalca: “ Y no os fieis, hijos míos, no creáis al fariseo que dice ser buen cristiano porque él no roba ni mata. El peor pecado, del que nadie se confiesa , es el de la omisión. Recordadlo siempre”. Vuelves de tu ensimismamiento y te encuentras ya en la puerta del intercambiador. Vamos, espabila, no entiendes por qué demonios te ha venido esto ahora a la cabeza, qué tontería, serán los nervios. Alisas tu traje, abrillantas un poco tus zapatos, vuelves a centrarte en lo importante y te dices “Si me doy prisa,aún alcanzo el autobús de las diez”.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El hombre honrado. (Manuela Asenjo)

  1. Tremendo, Manoli. Como lectores nos dejas con una gran pregunta ¿Qué hubiéramos hecho en su lugar? ¿Qué si no hubiera sido el mendigo? ¿Y esa entrevista tan importante para mí? Desde luego es un relato que remueve conciencias, uno de los objetivos de la literatura. Suerte en el concurso.

  2. MayteSanSem dijo:

    Da para pensar un rato largo y eso siempre es bueno, siempre. Me gustó.

    Saludos.

  3. Manoli dijo:

    Ah , amigo, deberíamos pensar seriamente las respuestas. Gracias a los dos.

  4. Isabel Elena Pappalardo dijo:

    Querida Manoli: Me impacta la frase “No puedes perder más tiempo”. Cuántas veces sentimos que ocuparnos de las necesidades del otro (y sobre todo si ese otro no es muy de nuestro agrado) nos significa perder el tiempo. Muy bueno. ¡Éxitos y besos! Isa.

  5. Manoli dijo:

    Eso y lo de “vuelves a centrarte en lo importante” que es lo nuestro, lo de los demás, es secundario eh, si nos sobra. Gracias, Isa.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s