Seid umschlungen, Millionen. (Santo Alcibíades)

Eva es una joven de largo cabello oscuro y lacio, que hoy me ha sido presentada. Tiene un rostro suavemente delineado que es casi longitudinal si no fuera por las mejillas que asoman con una difusa convexidad; la nariz, casi respingada, enseguida retorna y se apaga como deseando mantener el equilibrio y la uniforme perfección del rostro, la boca es pequeña con labios que recuerdan lejanamente a una o y tiene los ojos grandes y grises a los que los párpados, apenas sesgados, le dan una cierta áurea de ensoñación.

Está vestida con una blusa blanca en cuyo cuello anidan hebras de cabello oscuro que brillan suavemente a la luz de la lámpara a su lado, una pollerita azul completa el atuendo dejando al descubierto sus largas y fuertes piernas de piel clara. Permanece de pie en mi bliblioteca y su mirada recorre las hileras de tomos silenciosos que cubren las paredes. Luego mira con atención mi escritorio eduardiano de roble oscuro, los sillones Chippendale de pana color habano, las sillas Bergere de caoba y tapizado de raso brillante y repara un instante en el contraste que ofrece el sofá Bauhaus de cuero negro y brazos cromados. Se vuelve de espaldas a mi y camina cadenciosamente hacia el cuadro de una noche de Leeds pintado por John Grimshaw en el siglo XIX y colgado en la pared detrás de mi escritorio. Se detiene frente al cuadro y de pronto parece confundirse con él; la figura esfumada detenida sobre el empedrado húmedo y que mira hacia las ventanas apenas iluminadas de la casona de Grimshaw ahora semeja ser ella; mi mobiliario, los libros, las altas lámparas y los jarrones de Jing de Zhen parecen haberse transformado en los muros curvos de piedra oscura que demarcan la calle y también los árboles sin hojas que alargan sus ramas hacia la noche… la ilusión permanece unos segundos, luego Eva se da vuelta y me mira rompiendo el encanto. Comienza a caminar hacia los ventanales, corre los cortinados y mira hacia el parque iluminado. Yo abro el bar y me sirvo un whisky con hielo, luego pongo en el tocadiscos un disco de pasta original con el tercero y cuarto movimiento de la novena sinfonía interpretada por Wilhelm Furtwangler y la orquesta de Berlín.. Ella camina hacia mí y mira el disco girando, señala el baffle sobre la alfombra y me interroga con un gesto. Yo le muestro el sobre del disco y ella sonríe extasiada. Luego se acerca al escritorio, toma una estilográfica y se queda quieta, aguardando, yo doy vuelta alrededor del escritorio, abro un cajón , saco una hoja y se la doy. Ella acerca una silla, se sienta y escribe trabajosamente con letras que, me doy cuenta, son aprendidas de memoria. Primero escribe Friedrich Schiller y luego el primer verso de la última estrofa de Oda a la Alegría:”Seid umschlungen, Millionen”, yo traduzco murmurando “abrácense, oh millones!” Luego escribe:”Diesen Kuss der Grazen Welt”, traduzco mentalmente “Beso de la humanidad!” Ella sigue escribiendo mientras los violoncellos, las flautas y los oboes de Furtwangler se apoderan del sonido y van creando la prodigiosa melodía en ré menor con que, alternando cada presagiante ímpetu con la calma que le sigue, Beethoven nos acerca hacia la explosión final del cuarto movimiento y de la Oda a la Alegría y al coro que eleva la majestuosidad y belleza de la música a niveles nunca antes oídos. Eva termina la estrofa y me la da indicando con sus gestos precisos que la lea en voz alta. Toma el sobre con la figura de Beethoven y me señala el bafle, señala los oídos de Beethoven y los suyos propios. Luego se acerca, pone sus manos en mis oídos y me indica con la mirada húmeda de sus ojos grises que está escuchando a través mío. Sus labios entreabiertos semejan estar entonando los versos de Schiller y ahora comprendo que Eva y yo nos amaremos para siempre.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Seid umschlungen, Millionen. (Santo Alcibíades)

  1. Tritio dijo:

    Un buen relato que sirve muy bien para practicar/entrenar con las descripciones, cosa que no se te dan nada mal.

    El segundo párrafo es, quizá, demasiado largo, lo habría separado en más párrafos para que no quede la imagen de tantas letras juntas.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s