Juan ¿El odioso? (Aprendiz de poeta)

Muchas veces-muchas más de lo que hubiera querido- se preguntaba porqué lo odiaban sus compañeros de trabajo. Se llamaba Juan  y era un hombre de cincuenta y tantos años. Hombre solvente económicamente venido a menos que sin embargo  conservaba de su poder la soltura y de su status el ego. No había convivio o comida de grupo que no alardeara de gourmet, no había publicación  que desacreditara antes de aparecer y en el periódico se había ganado el mote de “ el vampiro “ por aquello de la sangre. Intentaba acercarse a los demás, con alharaca de “ eso me gusta” “ya lo viví” o “ eso para mí es pan comido” Sin embargo siempre había una pared de ofensa o de agravio pasado( de odio) sembrado en el camino de los días. Por ello el día de su cumpleaños todos se esforzaban por ser los primeros en darle el regalo , pero también los primeros en evitar un comprometedor proyecto cómplice. Una ocasión en que se publicó una Antología votada por los trabajadores del periódico solo tuvo un voto y quedó en último lugar. Obviamente el que más se preguntaba la causa era él mismo. Su texto no fue contemplado para la publicación conjunta, no obstante, la única votante empezó a tener contacto cercano con él…y al cabo de dos meses todo mundo sabía en las oficinas que Bety se casaría con ese amargado y viudo cascarrabias. El día llegó y en la boda más solitaria  de que se tenga memoria Juan, en lugar de contestar el sí consabido, pronunció un discurso que aburrió a los 8 invitados presentes y al sacerdote le regaló un miradas  muy parecidas al odio. Sin embargo, era extraordinario como su dulcinea lo veía con ojos de enajenación y durante el banquete algunos invitados se atrevía a cruzar “hidalgos” con el casamentado y el compañero que tuvo que cubrir la nota de sociales comentó después que se había topado con un sorprendente Juan, casi tan querido como odiado, y mencionó en una suerte de analogía, al América fut-bol club, al Barza y al Real Madrid. Casi nadie le compró la comparación, pero lo cierto es que Juan anduvo  por ahí todavía  algunos años regando su forma de ser con adeptos y con enemigos, como el odio mismo, hasta que una buena mañana se despidió de este mundo con una sonrisa en los labios y un lápiz en la mano escribiéndole a la crisis, al país y a Juan de la tostada.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Juan ¿El odioso? (Aprendiz de poeta)

  1. Joan Manuel García Paz dijo:

    Creo que haces una reflexión muy buena al final sobre el subjetivo modo de cada quien para mirar las cosas.Creo que la tolerancia debiera ser el camino.Muy buen relato de nuevo aprendiz.Suerte,felicitación y saludo.

  2. Eva Olave dijo:

    Me ha gustado su agilidad, como esta tratado el tema. Me han faltado signos de puntuacion. Suerte y gracias por compartirlo

  3. manoli dijo:

    Muy resumida historia de una vida entre amores-odios, muy graciosas las comparaciones futbolísticas de la boda, un final curioso y poético.
    Suscribo lo de los signos de puntuación y sobre todo: por qué, de pregunta, siempre va separado. Suerte.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s