Miradas sin odio. (Mar)

Miradas profundas, miradas que preguntan, miradas infantiles que invitan a Hamza a jugar al fútbol en esa tierra de refugio seca y polvorienta.

Hamza y su familia llegaron hace seis semanas al refugio y con su mirada brillante y oscura, Hamza pregunta a su padre ¿hasta cuándo?

Y su padre que es historiador, cuenta a Hamza  como a lo largo de la historia hay personas que se ven obligadas a huir de sus países y pedir protección a otros países por diversas causas; como en su caso por la guerra o por genocidios, por causas raciales, religiosas o por catástrofes naturales y así, tener la esperanza de poder salvar sus vidas. El padre de Hamza calla que no siempre es así. Silencia que en muchas ocasiones los refugios de la esperanza se convierten en refugios de la desesperanza, calla que muchos de los que huyen de la tiranía y del terror, pierden sus vidas en los hacinados refugios por falta de necesidades básicas para sobrevivir.

Hamza asienta con la cabeza como que lo ha entendido, y su madre, que mece entre sus brazos al pequeño recién nacido en el refugio, atusa el flequillo de Hamza, besa su frente y lo manda devuelta a jugar. 

Antes de salir a jugar,  Hamza  recordó un documental que vio en la televisión que tenían en el acogedor saloncito de su casa, y antes de hacer de Messi y con la rendija de la tienda abierta para salir corriendo, gritó a su padre lo que no entendía: si por culpa de su rey, ellos eran refugiados, por qué en aquel edificio tan grande llamado Naciones Unidas, todos aquellos otros reyes y gobernantes de otros países estrechaban la mano, abrazaban y se reían con el tirano del que sus padres huían. No entendía, por qué aquellas otras personas  esperaban tanto tiempo para obligarle a que dejará de matar a su pueblo.

Por primera vez, el padre de Hamza descubrió en su hijo un destello de odio en su oscura y tierna mirada y, con un ademán de la mano, lo mando a jugar a la calle polvorienta rodeada de una alta muralla de espinos.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Miradas sin odio. (Mar)

  1. manolivf dijo:

    Me ha gustado Mar, la realidad frente a la utopía. Un abrazo.

  2. Santo Alcibiades dijo:

    Me gustó, refleja con tristeza ese drama en Medio Oriente.Te felicito

  3. Teresa dijo:

    Bonito relato. Eres valiente al contarlo. Besos,

    • Mar dijo:

      Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, me parece un tema importante a tratar, y espacios como este blog nos permite expresar nuestra desconformidad con los tiempos que corren y poner de relieve los sufrimientos de tantas personas.

  4. Quizá sea la primera vez que Hamza se da cuenta de lo aberrante de las actitudes de los dirigentes. Más tarde se acostumbrará a saber que la respuesta a esa pregunta es pura y llanamente la de los intereses del poder y entonces, ni siquiera la ignorancia le servirá de escudo.

  5. Mar dijo:

    Gracias, mibandamemata, por comentar con tan buena expresión mi relato. Bien podría servir como final del mismo. Te invito a que participes en este blog, se nota tu buena mano al escribir. Es muy gratificante, al menos para mi que lo hago sin ánimo de voto.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s