¡Poetas no! Gracias. (Ángela Eastwood)

Pascual comenzaba las mañanas con un aromático café con leche y una tostada crujiente de queso fresco y mermelada de naranja amarga.  Después se duchaba, afeitaba  y  se vestía con su gastado traje gris marengo, ése que, antes de irse a dormir, Rosa le dejaba primorosamente planchado en el galán de noche de madera labrada, regalo de bodas de su amiga Maripili. En paro, desde hacía ya dos años, todos los días seguía el mismo ritual. Luego venían los eternos paseos por el parque del Retiro, buscando un lugar sombreado donde  poder realizar la tarea de todos los días: apresar en un circulito rojo ese posible trabajo que le rescatara del ostracismo del paro.

Encendió un pitillo y tras echarle un ojo a la página deportiva, toda su atención se centró en la sección de ofertas de trabajo:

 “Se necesita estimulador lingüístico para loros,  que hable correctamente el español. Entre las aptitudes y virtudes requeridas, se premiará especialmente la paciencia, dado que el animal sufre actualmente de descontento espiritual, apatía esta que  le provoca continuas crisis nerviosas, sumiéndolo en un estado de total acongojamiento. No es peligroso, pero dado su carácter voluble se aconseja a  las señoras o señoritas que se abstengan de presentarse a las pruebas con elaborados moños o sombreritos con motivos ornamentales, pues este tipo de arreglos femeninos provoca en el ave una extraña fijación  que lo sume en un estado de enajenación transitoria. No nos hacemos responsables de la pérdida de horquillas, pasadores, bisoñés  u otro tipo de abalorios ornamentales. Tampoco es aconsejable que el candidato o candidata en cuestión padezca algún trastorno ocular tal como el estrabismo, pues  esta anomalía provoca una hilaridad incontenible en el animal que…”

Pascual, perplejo,  alzó la ceja izquierda, que es la que se levanta siempre en estos casos, se rascó la cabeza y continuó leyendo atentamente, bolígrafo en ristre. Leído todo el texto realizó el círculo de marras apresando el número telefónico.

Tras encender un nuevo cigarrillo pasó a la siguiente demanda, que decía así:

“Se necesita probador de paracaídas. El perfil requerido es el de varón atlético o hembra obstinada. En todo caso el aspirante debe ser una persona joven o en su defecto en buen estado físico. Absténganse ancianas osadas de más de ochenta años,  suicidas convencidos y reincidentes, así como señoras de mediana edad. No se admitirá de ninguna manera la presencia de escritores o poetas a las pruebas. Estos últimos se abstraen de forma involuntaria intentando captar los colores sangrantes del atardecer, el etéreo contorno de las nubes, la armoniosa elegancia de las aves…, en fin, detalles estos de incalculable valor para posibles poemas venideros, pero funestos para el buen desenlace de la prueba. Esta deformación profesional, sin duda loable y digna de admiración, les induce  a apurar tantísimo el trayecto buscando metáforas,  epítetos, tropos  o sinalefas que se olvidan de tirar de la anilla. En cuanto a los  suicidas, estos pasan olímpicamente de la anilla y se despachurran lánguidamente contra el suelo. Entiéndase que las señoras maduras no cumplen mal con la labor requerida, pero ocasionalmente no se presentan a su puesto de trabajo por coincidir con la hora de la radionovela. El tema de las octogenarias es mucho más peliagudo, se explicará personalmente para no herir sensibilidades varias”.

Pascual observó sus canillas frágiles y no realizó el circulito de marras. Pasó al siguiente anuncio:

“Se necesita cambiadora de sábanas para rodaje de película pornográfica. Abstenerse varones.”

Aquí Pascual abrió mucho la boca y no hizo un circulito rojo, sino que, interesadísimo, marcó el número de teléfono inmediatamente. Al otro lado de la línea una señora con la voz de Pavarotti le informó, tras un largo suspiro recriminatorio, de los pormenores de la labor a realizar:

—Preferimos una señora, querido mío, porque los señores babean, se les dispersa la mirada y  no entienden las órdenes, ya que la sangre que debería regar su cerebro para favorecer el entendimiento, se halla toda acumulada en cierta parte de su anatomía masculina. Y esta falta de riego sanguíneo  los imbeciliza, incapacitándoles para realizar correctamente una tarea tan fácil como es deshacer y luego volver a vestir una cama para que se introduzca en ella una hembra desnuda, de pechos exuberantes, pezones hipnotizadores y palpitantes zonas íntimas, aún húmedas y lubricadas. En cambio, querido, una señora, preferiblemente mayor, realizará estas cuestiones cantando alegremente una canción de Bisbal, alegrando con sus afinados trinos el ambiente del rodaje. Puede incluso que cocine un bizcocho para el director de rodaje.

Pascual dio las gracias, colgó el auricular y suspiró.

Reflexionó durante unos minutos, se acarició distraídamente la sesera buscando unas horquillas inexistentes,  y fijó de nuevo su atención en el anuncio del pobre loro acongojado.

Más obras de la autora en http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com.es/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a ¡Poetas no! Gracias. (Ángela Eastwood)

  1. manoli dijo:

    Es genial. Pasa de la rutina grisácea un poco triste del parado, a dar un giro y convertirse en un graciosísimo relato. Los anuncios, llenos de frases inteligentes con un tinte surrealista y divertido. Muy bueno, Ángela. Mucha suerte.

  2. Eva dijo:

    Jajajaja…¡Es buenísimo! Todo lo que me he podido reir. Ciertamente, el contenido de los anuncios no puede ser más…más…más de todo lo bueno, creativo, original y desternillante, además de contar con una cuidada y elegante redacción. Ángela, como ves, en mi opinión inserto los puntos seguidos, pero es que me has dejado sin palabras, algo que, de momento, no me preocupa porque no podría articularlas de lo que me duele la boca por reir tanto. ¡Excelente! Gracias por este maravilloso rato que me ha proporcionado tu relato.

    • Ángela dijo:

      Se me ocurrieron más demandas, como la de cepillador de dientes de tiburones malhumorados, comprobador del buen color de las heces de los ancianos de una residencia, y alguno más jaja pero bueno, no he querido abusar. Me alegro de que os haya entretenido, esa era la intención. Gracias.

      • Eva dijo:

        Jajaja…¡Ostras!! Eso promete…jajaja…Cómo se te ocurra colocar a Pascual como estimulador del loro, ¡la tenemos!!!…Nunca pensé que podría alegrarme el que alguien no encontrará trabajo. Te propongo que hagas una serie de las tribulaciones del Pascual frente a la insólita oferta laboral. Te aseguro que no me pierdo una entrega. Besos, guapa.

  3. Buenísimo. Me he reído un rato.

  4. MayteSanSem dijo:

    ¡Buenísimo! La historia es genial y la redacción de los anuncios raya la perfección. Me ha encantado, da gusto leer textos tan bien construidos.
    Enhorabuena, ya me tienes entre tus admiradoras 🙂

    • Ángela dijo:

      Mayte, que bien. ¿entonces nada que objetar? no te cortes, si ves algo lo dices con toda la tranquilidad, que yo aprecio ese gesto de sinceridad. Un saludillo.

      • MayteSanSem dijo:

        Puede que haya algo, pero cuando un texto me atrapa y fluye, no me doy cuenta. Cuando indico fallos no es porque me dedique a mirar con lupa (sería agotador y malvado) sino porque me han sacado del texto de una patada, y eso me sienta fatal 🙂

  5. Benjamín Román Abram dijo:

    El cuento funciona. Ahora, usa localismo, no estoy seguro si sería mejor un español neutro. En Perú paro significa huelga por uno o dos días, es decir , no trabajar por voluntad del empleado. En caso, no tenga trabaja, académicante diriamos : estar desempleado. Popularmente, “estar sin chamba”.

    • Ángela dijo:

      Pues tienes razón, no lo había pensado. Claro, para nosotros hallarse en el paro es estar sin trabajo y he dado por hecho que todos lo iban a entender. Sorry, lo tendré en cuenta para otra vez. Gracias Benjamín.

  6. Angela, aplaudo entusiasmada tu relato. ¡Qué bueno!

  7. Mar dijo:

    Da gusto leer relatos que hacen reír, creo que son los más difíciles de escribir. La creatividad de los anuncios es perfecta. ENHORABUENA.

  8. Ángela dijo:

    Como lectora empedernida que soy debo darte la razón, a mi me cuesta mucho menos soltar una lágrima que una carcajada, la carcajada hay que trabajarla. Gracias Mar.

  9. Isaac dijo:

    No tengo conocimientos para hacer valoraciones literarias, por eso no me prodigo poniendo comentarios a los demás. Considero que hay por aquí gente cualificada para eso y que además lo hace bastante bien. Solo comprendo lo que me gusta y lo que no me gusta. Tu relato me gusta, mucho. Dibujó una sonrisa en mi cara y me hizo reír en la coincidencia con mi loro onírico. Te presento mis respetos como humilde lector, mal escritor y peor comentarista. Saludos y mucha suerte.

    • Ángela dijo:

      Bueno, Isaac, yo tampoco los tengo. Me limito a dar mi humilde opinión, lo que ese trabajo me inspira a mi nada más. Para mi es suficiente con que me expreses tu agrado, ya me siento muy contenta, gracias.

  10. manoli dijo:

    Completamente de acuerdo con todo lo que dice MayteSanSem. Ni que lo hubiera dicho yo.

  11. manolivf dijo:

    Vaya con las ofertas del día! ¿dónde se vende ese periódico? trabajo no sé…pero por lo menos arranca una risa. Me gusta ese tinte surrealista. Un saludo.

  12. Santo Alcibiades dijo:

    Excelente y originalísimo. Me he divertido con tu cuento.

  13. Elena dijo:

    Me ha gustado mucho. Está bien escrito y se lée de forma ágil y fluida. Es inteligente, divertido y mordaz. Deja buen sabor de boca, que en estos tiempos, ya es mucho. ¡Felicidades!

  14. carlaluna91 dijo:

    Muy gracioso y muy bien escrito. Sin peros

  15. Manoli dijo:

    Millones de felicidades por haber ganado con este relato.. Desde el principio me pareció el mejor , más divertido y más inteligente, con diferencia. Un abrazo

  16. coinup dijo:

    Me ha encantadoo, Ángela!

    Un abrazo,

    Nicolás

  17. Luisa dijo:

    Gracias por las risas. Me quedo con el loro acongojado. Muy bien escrito y divertido.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s