La incomprendida madrastra de Blancanieves. (Eva Olave)

El paisaje nevado, que contemplo tras esta ventana abocinada que asemeja mi vida, me ancla a pensamientos que mortifican mi alma, endureciendo mi espíritu. No concibo la parcialidad en los juicios que fijan la conciencia en los límites de la  intolerancia.

 Eres como los copos de nieve que ocultan bajo la pureza de su blancura, toda la podredumbre de los rastrojos y de la tierra estéril azotada por los vientos del invierno.

Tus ojos, copiaron el negro de la tristeza que albergó tu corazón desde el primer latido; son tan grandes como la inmensidad del bosque de este reino, que utiliza las copas de sus árboles para extenderse por el cielo, ávidos de preguntas sin respuesta.

Eres belleza y candor, porque la maldad no encontró expresión en tu presencia, surcando tu rostro de amargura.

Yo soy, como esta ventana abocinada por la que me asomo y enfrento  las críticas y especulaciones. Mi ser tuvo razones muy concretas para actuar como lo hice, pero a medida que avanzo hacia el exterior, abriendo mi corazón y expuesta, no es el Sol el que me ilumina; es el frío el que lacera mis huesos y hace temblar mis labios, imposibilitando mi defensa.

Dicen que yo te arroje a ese bosque, envidiosa de tu juventud y belleza. Los más osados opinan que mi intención fue matarte. Se olvidan que tus virtudes son flores que yo protegí y con mis desvelos ayudé a crecer. Sin mí, tú no serías quien eres: Eres mi obra.

No te quiero a mi lado porque no pueda soportar el reflejo de mi ocaso en tus pupilas, o la suavidad de tu cabello enredado en mis frágiles dedos cansados.

Te alejé de mí porque mi corazón, ya duro,  no pudo resistir la inocente vulnerabilidad del tuyo.

Dicen que me desentendí de tu suerte por no aceptar, corroída por la envidia,  la acción implacable del correr de los años. Nadie quiere entender que sí acepto ese correr del tiempo, lo que no podría soportar es ver como a ti también te destruye.

Conoce más de la autora en http://www.eltarotdeevaolave.net/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La incomprendida madrastra de Blancanieves. (Eva Olave)

  1. Mar dijo:

    Muy bueno, Eva. Otra visión de la bruja malvada que, en tu relato, no parece ser tan malvada.

  2. manoli dijo:

    Muy bonito. La eterna historia de que los santos no lo serían sin los traidores, ni los héroes sin los villanos,
    Vamos, que a veces los buenos no son tan buenos, ni los malos tan malos.
    Me gusta esta madrastra. Qué bien se expresa y con cuanto sentimiento.

  3. Muy buen relato Eva. Magnífica autodefensa la de esta madrastra tan poética: “tus ojos, copiaron el negro de la tristeza que albergó tu corazón desde el primer latido”; me gusta mucho la expresión y el cambio de registro que le das a un personaje clásico. Enhorabuena.

  4. Ángela dijo:

    “Nadie quiere entender que sí acepto ese correr del tiempo, lo que no podría soportar es ver como a ti también te destruye.” Uy, no sé si creérmela, me suena a rollo barato el discurso de esta madrastra. Me gusta el enfoque que le das, pero ahora habría que escuchar a la otra parte. Estupendo relato.

  5. aprendiz de poeta dijo:

    Guaauuu.Me dejaste atónito.Encuentro mucha belleza y justificación en tu relato,lo encuentro poético y el mensaje de reivindicación estupendo.Suerte.

  6. carlaluna91 dijo:

    El mayor problema que le encuentro es que sin leer el título, no sabría de que se trata y me quedaría un poco incompleto. Valoro mucho la belleza de tus frases y sus palabras, pero me falta algo.

  7. Leticia dijo:

    Me gustan mucho estos relatos que dan voz a personajes que nunca la han tenido. Quizás me cuesta creerme las razones de la madrastra porque, en la historia que todos conocemos, no es que la mande al bosque, es que envía a un leñador a matarla, luego ella misma va con la manzana… Y también habla de la amargura de Blancanieves, cuando en el cuento se pasa el día cantando con los enanitos ;). Habría que cambiar el argumento entero, aunque podría ser éste un buen comienzo con el que seguir avanzando. El lenguaje poético me parece bien empleado y muy adecuado, consigue que sientas esa amargura de la madrastra.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s