Libro B. Capítulo 4

La propuesta ganadora para el capítulo 4 fue escrita por Marta Sánchez Piñas:

Aquí podéis volver a leer el Capítulo 3
 

Capítulo 4

Después de reunir todo lo que necesitaba, pinto la tela y le dio tiempo a colgarla justo antes de que terminara el juicio, no quería que Sara lo viera.

 Iba a irse pero quería ver la reacción de Sara al ver la pancarta. Decidió esconderse detrás de unos árboles para que ella no lo viera.

 Tras media hora esperando vio a Sara sonriente en la puerta  mientras todo el mundo le daba la enhorabuena. Había ganado el juicio probablemente. Salió, levantó la vista y fue entonces cuando vio la enorme pancarta. La cara que puso en ese momento no tenía precio. Javier había logrado sorprenderla no cabía duda de ello. Se rió y bajó las escaleras. Javier ya había visto suficiente, así que salió tras los árboles y se fue a casa.

 Al final no había obtenido nada de la noticia y probablemente su jefe lo despediría pero en ese momento le daba igual. Había conseguido verla a ella, a ese glorioso ángel. Su querida Sara. No paraba de mirar el reloj esperando que llegara la hora. A las seis y media ya no pudo más y se dirigió al bar. Por el camino compró una bonita rosa roja, las preferidas de Sara. Estaba lleno de energía, hacía mucho tiempo que no se sentía así. Y también hacía tiempo que no hacía una locura como aquella. Si su ex mujer lo hubiera visto… probablemente no se hubiera creído que aquel era el Javier con el que se había casado. Si precisamente le dejo porque decía que sus vidas estaban sumidas en la rutina y necesitaba algo más de pasión. Pero claro aquella locura de la pancarta no la hubiera hecho con su ex mujer. Sólo podía hacerla con Sara, ella era especial y siempre lo había sido ahora se daba cuenta de ello.

 Que iluso había sido de joven. Debería haber aprovechado más el tiempo que había pasado con ella. Pero ya no podía hacer nada. Al final llegó al bar a las siete y media, no había cambiado nada, estaba igual que cuando Sara y él eran niños. Se sentó en una mesa y pidió un café mientras esperaba a Sara.

Estaba embobado mirando por la ventana cuando oyó el tono de su móvil. ¿Quién sería ahora? Mierda era su jefe, se debería haber enterado ya de lo del juzgado. Dudó si cogerle el teléfono o dejar pasar la llamada pero al final lo cogió.

 -Buenas tardes jefe. ¿Qué pasa?

 -¿Cómo que qué pasa? No me vengas con tonterías Javier. ¡Pero a ti se te ha ido la olla o qué!

 -Don Alfonso…

 -Mira en todos los años que has trabajado conmigo nunca te he visto hacer una tontería así.

 -Lo sé Don Alfonso puedo explicárselo.

 -A ver sorpréndeme.

 Buena pregunta, ¿qué le iba a decir? ¿Qué había visto a su antiguo amor de la infancia y se le había ido la olla? Probablemente se reiría de él y después le despediría.

 -Pues esto… es difícil de explicar.

 -Mira ven ahora mismo aquí, inmediatamente y sin excusas.

¿Ahora?¿Justo cuándo iba a ver a Sara? No podía ir.

 -Pero Don Alfonso tengo cosas que hacer. ¿No puede ser un poco más tarde?

-¡Sin excusas! ¡Ven ahora mismo o le despediré y me encargaré personalmente de que no vuelva a ejercer de periodista en su vida!

-Pero…

-En media hora le quiero ver aquí o está despedido.

 Y colgó. Mierda si quería seguir trabajando no podía quedarse allí. Pero… se le ocurrió una idea.

-Perdone camarero, ¿puede venir?

-Claro, ¿qué quiere?

 -Me podría dar papel y un bolígrafo, para escribir.

 -Claro. Tome aquí tiene.

 -Muchas gracias. Una cosa más, ¿le puedo pedir un favor?

 -Bueno, vale haré lo que pueda.

 -Perfecto.

 Sara seguía sorprendida por la pancarta que Javier había colgado. Se fue a su casa y se dio una ducha para relajarse. Estaba agotada había sido un día muy duro. Fue a la cocina y se preparo un café, se fue al sofá y se quedo viendo la tele. Al cabo de un rato miró la hora y vio que eran las siete y media. Tenía que ir allí y si no se daba prisa no llegaría. Fue volando a la habitación y se cambió de ropa, se peinó y maquilló. Cogió el móvil y las llaves del coche y se dirigió hasta el bar. Cuando llegó allí eran las ocho en punto. Puntual como siempre.

 Entró en el bar pero allí no había nadie. Bueno sí algunos niños con sus madres pero no a Javi. De repente un camarero se acercó a ella.

 -Perdone, ¿es usted Sara?

 -Mmm sí.

 -Sígame por favor.

El camarero la guió hasta una la mesa que estaba al lado de un ventanal. Había una preciosa rosa roja en la mesa y una carta con su nombre. Se sentó en la mesa y abrió la carta. Estaba escrita con una caligrafía claramente masculina pero muy elegante.

 Hola Sara, cuanto tiempo sin saber de ti. Nada más que 25 años. Fue una sorpresa verte hoy. Siento haberme comportado así fue la sorpresa, te prometo que no suelo ser así. Te vi bastante bien (los tres segundos que pude verte antes de que me echaran). Sé que en la pancarta ponía que iba a estar aquí pero he tenido que irme por asuntos de trabajo, ha sido muy urgente créeme.

 Quiero saber que ha sido de ti durante todo este tiempo. Mi teléfono es 643895700. Si también quieres saber de mi llámame. Otra vez perdón por no estar allí.

 Con cariño

                                                                     Javier

 

El camarero le trajo una gran copa de helado con una nota.

Espero que te guste, era el que siempre tomabas. Un beso, Javier.

 Sara se rió, no sabía como él podía acordarse. Vaya hombre. Lo llamaría después. Así comiéndose esa copa de helado se quedó mirando por la ventana como cuando era niña y esperaba que Javi viniera a disculparse.

  Continúa en el Capítulo 4
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Libro B y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libro B. Capítulo 4

  1. Creo que necesita correcciones antes de su definitiva publicación. Algunas comas.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s