Las riendas de la vida. (Manuela Vicente Fernández)

   Durante muchos años he intentado ser lo que se denomina “un hombre civilizado”, pero no pude ocultar mi condición por más tiempo. Al final nuestra verdadera naturaleza siempre acaba por imponerse.

Pasaré a relatarles los hechos tal como se dieron en mi vida o por lo menos tal y como yo los percibí. Soy muy consciente al relatar mi historia de que, si bien ahora la inmensa mayoría de las personas me toma por un salvaje, después de oír lo que voy a contarles, es seguro que me tomarán por loco, pero como en cualquier caso las etiquetas ni me van ni me vienen, la contaré de todos modos. Tan sólo quiero que sepan de antemano que ni busco ni necesito que se comprenda mi proceder en ningún momento y que el único fin que me mueve a dar explicaciones de mi conducta es el que ustedes mismos me exigen, pues veo que es la única forma de que me dejen en paz. Sepan que está será la primera y última vez que hablaré con cualquiera de ustedes, así que tal y como me han prometido, en lo sucesivo no vuelvan a molestarme, porque no hablaré más.

Intenté hacer vida marital con Marina pero me fue imposible. Este fue mi único gran error: casarme, pues desde el primer momento ella se empeñó en “sociabilizarme”, como solía decir, entendí pronto que lo que pretendía era no menos que “estupidizarme”, así que, poco a poco, me fui con él, que sí me comprendía.

Aproveché para traérmelo a casa un fin de semana en que Marina no estaba. Hacía tiempo que sus relinchos le molestaban:

– Ese maldito caballo está loco, no sé a qué esperas para deshacerte de él. – Me decía, la muy ignorante. Yo callaba pues entendía claramente lo que el caballo me decía todas las noches:

– ¿Cómo puedes soportarla? ¿Cuándo vas a venir conmigo?

Hube de pedirle paciencia pues hasta en tres ocasiones intentó entrar en casa. Una noche le pillé intentando romper el pestillo de la puerta haciendo presión con sus herraduras.

– Si no te libero yo, siempre serás su esclavo.- Me dijo. Creo que fueron estas palabras, tan duras y certeras, las que me decidieron.

Aunque el caballo y yo éramos amigos desde hacía tiempo no estaba seguro del resultado que la convivencia con el equino podía acarrearme, por lo que me decidí a invitarle a casa esporádicamente, en breves periodos susceptibles de prorrogarse si nuestro entendimiento era bueno.

Como digo aquel fin de semana en que Marina se fue (por un asunto familiar que no viene al caso) tuvo lugar nuestra primera prueba de fuego.

Yo estaba sumamente preocupado por las cuestiones físicas: cuánta cantidad de comida (fundamentalmente heno) le serviría estando en casa, de qué forma iba a improvisar un lecho que fuese lo suficientemente cómodo para los dos y otras cuestiones por el estilo, también me preocupaba el posible ruido, nunca había compartido mesa y techo con él y a juzgar por el temperamento  impetuoso que mostraba las últimas semanas, sabía que todo podía suceder. No obstante en cuánto llegó mis temores se disiparon.

– No te preocupes, te imitaré en todo. Los caballos tenemos el don de la adaptación. Me dijo leyendo mis pensamientos.

Todo fue estupendamente durante aquellos dos días. Después de cenar nos tumbábamos en la alfombra y recostado sobre su lomo yo solía leerle en voz alta cuentos de mis autores favoritos, él me pedía una y otra vez que le leyese los cuentos de Poe, por el que sentía verdadera adoración.

El fin de semana pasó tan rápido que no tuve tiempo de reacomodarme a la dolorosa realidad de mi existencia. El monstruo marino regresó, si, ya sé que les parezco cruel al nombrar de este modo a mi mujer, pero para mí era un ser abominable que ya no podía tolerar, no mostraba ni un asomo de sensibilidad:

– Toda la casa huele a animal, a saber qué habrás hecho en mi ausencia, cada vez te vuelves más raro, a ver cómo puedes explicarme todas estas briznas de hierba que encuentro por todos lados.

Yo callaba mientras trazaba planes. Ya saben del dicho: Si Mahoma no va a la montaña…Pues sí, acabé yéndome a pasar la noche al establo. Teníamos la dificultad de no poder encender la luz, viéndonos privados por tanto, de nuestras lecturas nocturnas, el haberlo hecho llamaría la atención de nuestros vecinos, que alarmados podían acercarse de forma inoportuna.

Al final fuimos descubiertos. Fue durante las pasadas Navidades. Marina hizo la maleta y me dijo que no pensaba aguantar más el tufo de animal que yo despedía, que sabía que estaba mejor en el establo que con ella y que no pensaba regresar. El caballo y yo hicimos una gran fiesta. Le permití incluso relinchar a su gusto mientras yo tocaba el piano. Estábamos tan extasiados que no sentimos la llave.

Se pueden imaginar la escena que ambos componíamos. Estábamos ebrios de vino y de felicidad. El equino cantaba apoyado a dos patas sobre el piano, mientras yo reía de alegría. La familia de Marina no pudo entenderlo. Llamaron a emergencias con el fin de embutirnos en una camisa de fuerza. Entonces él se convirtió en Clavileño, aquel caballo que volaba, con la salvedad de que mi caballo no era de cartón, pasó veloz por encima de todos ellos, y huimos al bosque.

Hoy por hoy sólo turban nuestra felicidad los numerosos ojos que nos espían, cámara en mano, para captar una instantánea nuestra, hasta han intentado venir con policías, para protegerme, claro. Nuestra especie es la única que protege a las especies de sí mismas hasta asfixiarlas. Es por esto que me he decidido a contarles mi historia. Publíquenla, denle todo el morbo que quieran, ojalá sirva para que, sino hoy algún día, la gente pueda elegir libremente el rumbo que quiera tomar (sin perjudicar a nadie, claro está) y cada cual tome las riendas de su vida.

Más obras de la autora en lascosasqueescribo.wordpress.com
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Las riendas de la vida. (Manuela Vicente Fernández)

  1. Ana Calabuig dijo:

    Genial la idea de tener un caballo y salir volando. Buen final.

  2. manolivf dijo:

    Gracias, Ana, si no podemos volar siempre podemos seguir soñando…;

  3. Joan Manuel García Paz dijo:

    Excelente, en una aparente relatoría fresca y jovial nos dejas un magnífico relato preñado de enseñanzas.Me ha encantado Manolivf.Saludos afectuosos.

    • Muchas gracias Joan Manuel, he querido escribir un relato de tinte surrealista, en el que no obstante se reflejen cuestiones siempre actuales, algo de crítica también, lo que cada uno quiera ver…, es un relato abierto a la opinión. 😉

  4. Santo Alcibiades dijo:

    Sorprendente e inteligente relato. Muy bueno y no hay duda que tu imaginación es de alto vuelo. Te felicito (a tí y al caballo)

    • manolivf dijo:

      Gracias Santo, siento no poder transmitir tus saludos al caballo – ya sabes que mora en el bosque junto al personaje de mi relato- (yo únicamente he recogido sus testimonios)
      pero en cualquier caso gracias otra vez. 🙂

  5. Mar dijo:

    Muy curioso Manoli, metáforas de la vida contadas por un caballo. ¡Enhorabuena!
    Saludos

  6. manolivf dijo:

    Gracias Mar. En efecto, podría ser el título lo de “metáforas de la vida…” el caballo, por supuesto, es simplemente una especie de “vehículo transmisor” 😉 Un abrazo.

  7. carlaluna91 dijo:

    Brillante y muy original. Me ha encantado.

  8. manolivf dijo:

    Gracias carlaluna, me alegra que te guste. Un saludo.

  9. Leticia dijo:

    Me uno a la felicitación general. Es un relato bien escrito, interesante y muy original y eso que al principio no las tenía todas conmigo porque tarda un poco en arrancar la historia. Utilizas el surrealismo, como tú dices, pero sin exageraciones, en su justa medida. Me ha encantado.

  10. manolivf dijo:

    Gracias Leticia. Tampoco yo me he quedado muy conforme con el arranque de la historia, pero quería una introducción algo brusca conforme corresponde a un personaje “harto” de normas y un tanto enfadado…Gracias por comentar y me alegro que te guste. 🙂

  11. Ángela dijo:

    Una historia muy loca y muy original, de las que me chiflan, si señor. Me ha encantado la imagen del caballo cantando al piano y de los dos echados sobre la alfombra contando cuentos, magnífico. Nadie entenderá esa relación, yo si porque adoro a los animales y es que además al caballo le gusta Poe, uno de mis escritores favoritos. Un placer, me ha gustado mucho, en cuanto a la forma, nada qué decir.

  12. Gracias, Ángela. De vez en cuando me gusta romper un poco con las convenciones, ya sabes, jugar un poco con los conceptos…me gusta la interpretación que has hecho de mi relato. Un saludo 😉

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s