Martes. (Patricio Nuñez Fernández)

Todos los anhelos, los sueños, las últimas sombras, el deseo, mi fuego, cada una de mis lágrimas y de las de mis amantes, los suspiros lanzados al azar que brotaban de recuerdos imperfectos, cada reflejo del espejo cruel, la melodía que danzaba mi mujer y luego se convertía en el murmullo de una ciudad propia y lejana.

Acostado sobre este lecho no hago más que recordar. En soledad espero cruzar el Hades. Sobre mi mesa de luz dispuse dos monedas de oro para el barquero. El reflejo del Sol ingresa por la ventana sin poder esquivar las rejas que proyectan sombras laberínticas sobre esta doliente maquina que es mi cuerpo. Ya son más tenues. El Sol va escondiéndose. La Luna  pretende surcar el horizonte. Lo va a lograr.

¿Qué cara va a mostrar?

Soy un hombre que aguarda la muerte y sueña con la Luna.

Cuando era un joven estudiante llegó a mis manos un pequeño tomo de Ludovico Ariosto, quien imaginó que todo lo que perdemos en la Tierra se encuentra en la Luna. Quizá es por eso que deseo la Luna antes que continuar con esta vida.

No sin esfuerzo me levanto para acercarme a la ventana.

Cuarto creciente.

Me siento en el borde de la cama, cierro los ojos.

Mi mujer sonríe y comienza a bailar. Todas las lágrimas se vuelven lluvia que nos envuelve, mientras juntos bailamos la vieja melodía. Cientos de colores nos rodean. Todas las historias que leí y olvide me esperan. Ya despegue, ya soy parte de la Luna.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Martes. (Patricio Nuñez Fernández)

  1. Ángela dijo:

    Un texto corto y cargado de sentimientos de pérdida. No conozco ese texto de Ludovico Ariosto ¿o es un poema? pero me ha gustado esa frase, esa idea, de pensar que lo que perdemos aquí se encuentra en la Luna. Espero que tu prota no olvide el óbolo para Caronte. En conjunto bien, buen trabajo.

  2. Patricio Nuñez Fernández dijo:

    Gracias por leer este relato. El de Ariosto es un poema épico llamado Orlando furioso, es bellísimo. A Caronte, en lugar del óbolo, le deje las monedas de oro.
    Un saludo cordial.

  3. Me ha gustado tu relato, eso de que lo que perdemos lo recuperamos después allá arriba es una buena idea. También el baile de los esposos suena a magia, bien tratado el tema, se me ha hecho un poco corto, me hubiese gustado leer un poco más. Saludos.

  4. Santo Alcibiades dijo:

    Es muy bueno y algo mágico. Me encantó. Te felicito

  5. Patricio Nuñez Fernandez dijo:

    Gracias por dedicarle unos minutos a este breve relato. El próximo será más extenso.
    Saludos

  6. leticiajp dijo:

    Cómo ya te han dicho, muy bonita la idea sobre la que escribes y buena manera de contarlo con ese lenguaje poético. La frase que me choca es: “Quizá es por eso que deseo la Luna antes que continuar con esta vida.”. A mí me da la sensación de ser una persona feliz con su vida. Por lo demás, te ha quedado un pequeño relato precioso.

  7. Patricio Nuñez Fernandez dijo:

    Gracias por leerlo y por tu cometario.
    Saludos

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s