Juego de niñas. (Mayte Sánchez)

–Bombero –contestó la niña.

–Será bombera –la corrigió su prima, dos años mayor.

–Pues bombera, es igual –rectificó la pequeña, cogiendo del suelo la pelota y lanzándola con fuerza contra la pared-. Bombera y conductora de trenes.

–Eso son cosas de chicos –volvió a corregirla la prima con ese tono de marisabidilla que tanto molestaba a la niña.

–¿Tú que sabes? –contestó molesta.

–Más que tú, que estás en primero –de nuevo el tono condescendiente calcado al de su madre.

La niña calló y volvió a coger la pelota. Miró a su prima y apretó la esfera de goma pensando en las ganas que tenía de tirarle de la coleta. Se mordió el labio inferior y lanzó con todas sus fuerzas. La pelota rebotó y se alejó rodando de ellas.

–Tendrás que ir a por ella… -dijo la prima.

Sin contestar, la niña le dio la espalda a su prima y se dirigió al recuadro de césped donde la pelota había quedado parada, enganchada en las ramas más bajas de un arbusto de evónimo. Se agachó a recogerla y al hacerlo, un brillo rojo intenso llamó su atención desde el otro lado del arbusto.

–¡Patri! –gritó- Ven, mira esto.

La otra se acercó despacio, con la nariz levantada y tratando de demostrar que no le importaba demasiado lo que la pequeña había encontrado. Se agachó junto a ella y miró. Muy quietas, las dos niñas observaban entre las ramas bajas.

–¿Está muerta? –preguntó la pequeña.

–No sé –dijo la otra-. Tócala, a ver si se mueve.

La pequeña alargó la mano con miedo, la metió entre las hojas procurando no arañarse y la dejó quieta a unos centímetros.

–Y si está muerta… ¿qué hacemos? –peguntó sin moverse.

–La autopsia, claro.

–¿Qué es la autopsia? –preguntó de nuevo.

–Pues es lo que hacen los policías para saber quién la ha matado.

–¿Y si se ha muerto ella sola, como la abuela?

–Pues entonces se dice “causas naturales” y ya está. ¿Lo ves como no sabes nada?

–¿Y cómo hacemos la autopsia? –siguió preguntando la pequeña.

–Deja de preguntar y mira si está muerta… si está viva no podemos hacerla.

–¿Y qué hacemos si está viva?

–Si está viva llamamos a un mayor para que llame al 112 y venga una ambulancia y la policía.

–¿Y los bomberos?

–Los bomberos no hacen falta, no hay fuego.

La pequeña volvió a mirar entre las hojas y muy despacio acercó los deditos hasta tocar el pie. Lo empujó un poco, la pierna se movió y al soltarla, volvió a su posición.

–Tiene pinta de muerta –confirmó.

–Toda la pinta –corroboró la mayor.

–Entonces… ¿hacemos la autopsia?

–Claro, hay que saber qué ha pasado –con tono afectado se dirigió al cadáver semioculto entre los arbustos y le habló-. ¿Qué te han hecho, preciosa? –se dirigió de nuevo a la pequeña- Hay que hacer esto para que el cuerpo te cuente su historia.

La pequeña la miraba boquiabierta.

–¿Dónde lo has aprendido?

–En CSI, lo hacen todo el tiempo. Es muy fácil. Vamos -. Y levantándose cogió a la niña de la mano y se incorporó para rodear el arbusto que las separaba del cuerpo.

En un pequeño claro, oculto desde los paseos del parque, la mujer yacía boca arriba. Lo que había llamado la atención de la niña era un zapato de charol rojo fuego. El otro pie estaba descalzo. La mujer llevaba un vestido muy corto, blanco, sucio y arrugado. Un bolso también rojo descansaba abierto en el suelo junto a su mano derecha. Tenía los ojos cerrados y la boca semiabierta. Las niñas se acercaron sin dejar de mirarla.

–¿Seguro que no respira? –preguntó la pequeña.

La mayor se agachó junto a la cabeza de la mujer y acercó la oreja a su boca. Roncaba un poco. Menudo fastidio.

–No respira –le dijo a la pequeña-. Podemos empezar.

–¿Y qué hay que hacer?

–Lo primero, examinar la ropa y ver si hay restos.

–¿Restos?

–Sí, migas o bichos o pelos… esas cosas.

Juntaron las cabezas para examinar el cadáver y miraron fijamente la ropa.

–Yo no veo nada… -dijo la pequeña.

–Yo tampoco, habrán ocultado las pruebas. Vamos a abrirla.

–¿Abrirla?

–Sí, con un cuchillo se le abre la tripa para ver qué ha comido.

–¿Y por qué queremos saber qué ha comido?

–Por si la han envenenado.

–No tenemos cuchillo –razonó la pequeña.

La mayor levantó la vista y miró a su alrededor.

–En el bar. Podemos coger uno de la mesa. Tú entretienes a los padres y yo me lo llevo.

-x-

Sentados frente al televisor los padres comentan la noticia que ha conmocionado al barrio. Una prostituta ha aparecido muerta y horriblemente mutilada en el parque donde suelen ir a jugar con sus hijas. Horrorizados recuerdan que ese mismo día estuvieron allí, tomando unas cañas mientras las primas jugaban a la pelota.

Las niñas juegan y ríen en el pasillo. La mayor se levanta del suelo y se acerca curiosa.

–¿Tía, qué ha pasado?

–Nada, hija, nada. Anda, ve a jugar, que esto no es para niños.

–¿Y para niñas?

–Tampoco.

 Conoce más de la autora en http://maytesanchez.blogspot.com.es/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Juego de niñas. (Mayte Sánchez)

  1. ¡Criaturitas! Muy bueno el relato, pero me dan escalofríos.

  2. Chusé Lodois dijo:

    Muy bueno, de verdad… Pone los pelos de punta ver la calma con que se lo toman las niñas, pero ponen tantas cosas de estas por la tele que no me extraña ya nada. Se ha banalizado ya todas las cosas…

  3. santo alcibíades dijo:

    Muy bueno, pero me ha dejado un tanto horrorizado. Te felicito

  4. concha ramirez dijo:

    Muy bueno, crea un acertado clima de suspense. Estos niños!

  5. Macabra historia la de estas “forenses” de la crónica negra infantil…cómo para dormirse en los parques…! En cualquier caso las he visto un algo demás frías con eso de la autopsia (teniendo en cuenta que a los niñ@s les escandaliza la sangre…) pero como ahí mismo cortas el relato haces que el lector piense ¡quien sabe…!

  6. manolivf dijo:

    Macabra historia la de estas “forenses” de la crónica negra infantil… cómo para dormirse en los parques! En cualquier caso, me han parecido un demasiado frías estas niñas a la hora de la autopsia (teniendo en cuenta lo que escandaliza la sangre a l@s niñ@s) pero como justo ahí cortas el relato haces que el lector se diga ¡quién sabe…!

  7. Ángela dijo:

    Nada me produce más terror que imaginar a esas locas bajitas con un afilado cuchillo entre las manos. Lo he comenzado a leer con una sonrisilla imaginando que sería un tierno relato y preparándome para encontrarme con algo un tanto ñoño ¡pero oh sorpresa! que cuando han encontrado el cadáver mi ceja izquierda se ha levantado y mi boca se a abierto y he exclamado ¡joder con las mocosas! Me gusta ese final abierto, claro que yo, con esta mente perversa me las imagino a las dos extrayendo, de entre las uñas de la finada, restos de células epiteliales. Que me ha encantado Maite, muchas gracias. En cuanto a la forma pues muy correcta, diría yo.

  8. Jaime Blanco dijo:

    De buenas ideas, buenos relatos. Felicidades.

  9. leticiajp dijo:

    El relato está muy bien escrito, sorprende, conmociona y es muy entretenido, aunque yo también las he visto un pelín frías para ser dos niñas descuartizando a una persona por un juego.

  10. MayteSanSem dijo:

    Gracias a todos por vuestras opiniones.
    En cuanto a lo de la frialdad, realmente era lo que buscaba. O quizá no tanto frialdad como inconsciencia. No sé si recordáis (yo no puedo olvidarlo) el asesinato de James Bulger… Es algo que en los 20 años que han pasado no ha dejado de plantearme una espantosa duda: ¿todos los niños son de verdad tan inocentes y frágiles como queremos creer? De esa duda y de los horrores que ven en televisión y que suponemos que son capaces de identificar como ficción, ha nacido esta historia.
    Yo el punto más flojo lo encuentro en cómo han hecho para que nadie se dé cuenta, con la de sangre que ha tenido que haber en escena… por eso he recurrido al truco vil y rastrero de dejar que el lector imagine. Y además me aprovecho de la imaginación más o menos calenturienta de cada quien 🙂
    Gracias de nuevo.

    • leticiajp dijo:

      Es muy buena esa duda que planteas, más con todo lo que vemos a diario. El truco te ha salido genial, fíjate que nadie te hemos dicho nada sobre eso… Están tan bien dibujadas, que yo casi las he imaginado borrando su rastro y todo 😉

  11. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir, me ha gustado tu relato. Un saludo. Amaya

  12. Nelaache dijo:

    Está muy bien el relato. Yo tampoco lo había interpretado como frialdad sino más bien como inocente ignorancia. Lo que asusta es la forma en que los programas violentos de la televisión, o las noticias macabras, pueden influir en las personalidades de unos niños que todavía están formándose. Y eso es tan viejo como el mundo. Un buen relato, una buena trama que engancha.

  13. Mar dijo:

    Yo no creo que haya ninguna niña o niño que pueda jugar a ser forense con un cadáver. Eso es lo bueno de los relatos, que algunos sorprenden. Y tú, como siempre, lo haces genial. Un saludo.

  14. Tritio dijo:

    Perfecto. Y no hay truco vil y rastrero si consigue su efecto deseado 😉

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s