Leitmotiv. (J.P.Galera)

Cuando te conocí creí que habías muerto. Tú no tuviste la culpa de precipitarte al vacio, quizás fuese mía… pero eso ya no importa; mis páginas en blanco llegaron antes que tú para impedir que siguieras cayendo, pues al fin y al cabo, este fondo no tiene final y cuando despliego las alas de mis páginas parece que los dos volamos hasta el infinito.

Pero, cuando te conocí pensé que todas eran como tú, fuiste expulsada muy joven de tu Edén particular y dejaste de proteger a quien te quería. Más indefensa… La dejaste un poco más indefensa… pero en cambio te ofreciste a mí.

Cuando te tuve en mis manos supe que no estabas muerta, para mi el ámbar era el color azul de la sangre de los reyes, pero tú no pensabas lo mismo, te avalaba el silencio de dos espejos mirándose tantas veces como señales nos da la vida que parece reírse de nosotros… pero que no lo hace; ella es así.

Pero, cuando te tuve en mis manos descubrí que nadie es como tú. Yo no tuve la culpa de que me precipitase al vacio, quizás fuese tuya… pero eso ya no importa; la tinta negra se desliza sobre ésta hoja de mi diario, sobre la que viajamos bajo el vuelo de  esta pluma que da forma a nuestros deseos.

Es un sueño… ¡no! Es un recuerdo. Enciendo la luz, abro mi mesita y ahí estás tú de nuevo. Has vuelto, ¡espera! Ya lo recuerdo, quizás nadie te comprenda. Cierro los ojos y pienso que eres un producto de mi imaginación, pero los dos sabemos que no es así, entiéndelo… debo guardar las apariencias.

Algún día… ¿por qué no? Viajaré hasta el otro extremo del mundo, con la esperanza de que las cosas puedan llegar a ser diferentes, aunque tú me aceptaste tal y como soy desde el principio, tú me enseñaste que estaba equivocado.

Creo que así no podré dormir, saldré a dar un paseo. Es verano y esta noche julio alcanza la mayoría de edad.

Luz verde, cierro los ojos y respiro profundamente, solo me separa este paso de cebra hasta el mar de la calma bajo las estrellas de San Sebastián. No hay mucha gente por aquí.

Luz roja, abro mis ojos y espiro el aire de mis palabras que no serán devueltas a la orilla del mar, a través del recuerdo que acompaña a mis pasos desde que te conocí. Hay mucha gente por aquí, sus prohibiciones no son las mías pero aquel paso de cebra ya es historia.

Haré lo que siempre he querido, por fin estoy aquí. Tenías razón; un diario debería empezar a escribirse cuando realmente logras conocerte a ti mismo. Por eso aquellas primeras hojas fueron arrancadas de su Edén particular y expulsadas de la tierra, ahora su aire es agua… ahora ya no son historia.

Vuelvo a casa y ahí estás de nuevo, esperándome en el primer cajón de mi mesita de noche. Todos tenemos algo por lo que avergonzarnos, eso lo sé, por eso cubrías aleatoriamente las palabras de aquellas páginas de mi vida que he arrojado al mar, ahora ya no tengo nada de lo que avergonzarme.

Dime, Albania… mi hoja de higuera, ¿Quién te soltó?

¿…Fueron Adán y Eva tras descubrir el sabor de la fruta del Árbol del Conocimiento y buscar tu refugio? 

¿Fui yo? ¿…Al elegir, de igual manera que Paris, a Afrodita cómo la dama más hermosa, concediéndola así la manzana de oro?

…Si vislumbré su belleza tras el despojo de sus vergüenzas, ¿qué hice mal?

Ya no te necesito aunque siempre te respeté. Tú me enseñaste sin decirme nada, solo con tu silencio. A partir de este momento ya no te recordaré como algo con lo que ocultar  mis vergüenzas, pues ellas se marcharon con el mar. Pero cuando me cubrías me trajiste esperanza, has sido mi compañera y no te abandonaré.

Aquí tienes… es una rosa. Te la ofrezco y veo que sangro de mi mano, ¿es mi sangre, o son tus lágrimas? ¿Es roja…? Al fin y al cabo mi daltonismo hace que no distinga mi sangre de tus lágrimas; tal y como mis palabras resultantes aprecian la diferencia.

Ya no me necesitas aunque siempre te respetaré. No llores, ahora ya sé como es el mundo realmente, gracias a ti. Tus lágrimas de emoción son las mías al descubrir que no habías muerto. Gracias por no dejar que nadie, incluido yo, se avergüence de lo que es.  Contigo nadie está indefenso.

Aquí tienes… Ésta es tu vida, tu dedicatoria; son mis palabras escritas en este diario, son la consecuencia de mi leitmotiv encontrado en tu causa… Al fin y al cabo, el rojo de mi sangre comparte el mismo tono que el verde de tu piel, que tus lágrimas… Albania, coge estas palabras, abrázalas con tu piel pues aunque ya no me hagas falta… te prometo que no comeré de la fruta prohibida al no abandonarte; pues ni siquiera el tiempo podrá borrar la memoria de estas palabras y nada ni nadie nos podrá expulsar de nuestro Edén particular

 

Somos eternos, Albania… Buenas noches.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Leitmotiv. (J.P.Galera)

  1. Javier dijo:

    Tras leer su relato varias veces, he de decirle que estoy realmente impresionado.
    Me ha encantado la forma con la que escribe, la ternura de sus palabras, la forma de contarlo y el desenlace mis más sinceras felicitaciones al autor.
    Abarca muchos aspectos como el ego, la vergüenza, la consecuencia del pecado….
    Es francamente bueno, espero que siga deleitandonos con sus escritos.
    Un saludo

  2. Patricio Nuñez Fernández. dijo:

    Un relato con un romanticismo inusitado. Felicitaciones, fue realmente grato entregarme a la lectura de estas palabras.

  3. J.P.Galera dijo:

    En otro tiempo, en otro lugar…
    Hubo un tiempo en el que regalaban un bocadillo cuando terminabas de donar sangre, daba igual de que fuese, su sabor solo era superado por el de la comida preparada de una madre personal e intransferible por toda la eternidad… Hoy en día aquella costumbre se perdió ya que no hay nada más grande que los halagos recibidos tras habernos desprendido de una pequeña parte de nosotros y habérsela ofrecido al mundo. Muchas gracias por hacerme sonreír mientras camino por las calles de vuelta hacia casa. Va por ustedes.

  4. MayteSanSem dijo:

    Muy bueno, Galera, muy bueno. Es como un encaje de bolillos en que cada pequeño nudo no es más que un nudo y sin embargo juntos componen un todo delicado y hermoso. Me encanta.

    Un saludo y suerte.

    • J.P.Galera dijo:

      Eso es Mayte, eso es… el todo. Muchas gracias Mayte por haberle dedicado tiempo. Es un honor. (No encuentro ningún Smiley por aquí que sino te pondría uno).
      ———–
      En unos doce días volveré por aquí, me marcho de viaje en dos horas y todavía no tengo preparada la maleta, cuando vuelva prepararé mis votaciones y las enviaré allá por el 14, después escribiré el siguiente relato del tema propuesto con una sonrisa de gratitud gracias a ustedes.
      ———-
      Un saludo y muchas gracias.

  5. amaiapdm dijo:

    Gracias por eswcribir, ha sido para mi un gran placer leerte, un saludo. Amaya

  6. leticiajp dijo:

    Jo, pues yo no sé si a mí la vuelta de vacaciones me ha dejado un poco “off”, pero lo he leído varias veces y no acabo de pillar el “hilo conductor”, no sabría decir de qué va. Comprendo bien algunas partes, pero de otras no estoy segura. En lo que sí que coincido es en que está escrito con un tono delicado y suave. Por cierto, los Smileys salen automáticos al poner los signos de puntuación que los forman :). Espero que hayan sido unas felices vacaciones. Yo regresé anoche de las mías y es dura la vuelta…

  7. Tritio dijo:

    ¡Uf! ¡Menudo manejo de la metáfora y del ritmo! ¡Qué prosa poética! Y menudo nivel el de este mes. ¡El rojo os inspira!

    Al principio: caos, duda, “noentiendos.” Después se despeja, se entiende, se repite pero es distinto, amarga pero alegra, alegra pero amarga, acaba y… espera, quiero más. Al principio: caos, …

    Eso es lo que has conseguido. Grande.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s