Rojo en vida, roja muerte. (Jaime Blanco)

Todo empezó en otra época. La guerra esparcía sus brazos a lo largo de todo el territorio. España era guerra y solo guerra.

Lo que hacía poco parecía el principio de algo nuevo, ahora como otras tantas veces en este país, era el final.

“Cartagena ciudad de resistencia y sufrimiento”–pensaba José Manuel, mientras, encontraba en una casa recién bombardeada una muñeca de trapo llena de sangre con la sonrisa desfigurada.  El rojo había impregnado todo su vestido y pensó que el rojo había impregnado su manera de vivir, le había enseñado a lo que era la dignidad y sobretodo la libertad. La miró emocionado, agotó a su corazón pensando en su mujer y su hija, que por suerte a esas horas estarían en el refugio puerto arriba. Y recordó los días que paso en aquella ciudad, feliz en su puerto, bañándose, viendo llegar barcos de ciudades y países desconocidos, hablando con los pescadores o simplemente sentado mirando el horizonte.

 Pensó en su primer beso junto a la Catedral de Santa María la Vieja, escondido de miradas furtivas y de la rigurosidad de los mayores, recordó a Concepción y el amor fugaz de la niñez. Recordó a sus amigos, algunos pocos de ellos se encontraban junto a él buscando vida entre los cascotes. Los vio en su mente caminando por la muralla del mar, mirando a las muchachas caminar y lanzándoles algún piropo que otro mientras se escondían.
Absorto estaba José Manuel mirando aquella muñeca, tan concentrado en sus pensamientos y en las penas, que no lo vio venir. No sintió miedo, no corrió, ni siquiera seguramente, se enteró de nada. Pero aquel día, como siempre le recordaban desde que empezó la guerra, después de un bombardeo vino otro.

Y para él, al igual que para su amada ciudad, fue la última bomba, se rindió. España había caído y ya no había por lo que luchar.

Hoy muchos años después una anciana encorvada y casi ciega, habla con su nieto con lágrimas en la cara y hace que aquella época de juegos y guerra vuelva a estar muy presente. Y la muñeca que guarda su hija, en su habitación, le recordará siempre que tanto la vida, como la muerte, pasan casi sin darte cuenta.

Y en Cartagena su padre encontró la muerte, pero a ella le dio la vida.

Conoce más obras del autor en http://porquenounblog.hostinazo.com
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Rojo en vida, roja muerte. (Jaime Blanco)

  1. Joan Manuel García Paz dijo:

    Bello hasta el dolor Jaime.Suerte y saludos cordiales.

  2. Jaime Blanco dijo:

    Gracias Joan Manuel, y muchas felicidades por el Concurso de este mes, 2º y no es para menos. Un saludo y gracias siempre por tus palabras

  3. coinup dijo:

    Me ha gustado mucho tu relato, Jaime.

    Un abrazo,

    Nicolás A.

  4. Jaime Blanco dijo:

    Gracias, algo pensado para la ciudad de Cartagena, última ciudad en caer en la Guerra Civil. Un gusto que alguien lea parte de lo que uno hace. Un placer

  5. MayteSanSem dijo:

    Muy bueno, con esa profundidad necesaria para estos temas tan duros. Me gusta mucho.

    (Vigila de cerca a “sobre todo”, que se te ha convertido en abrigo)

    Un saludo y suerte

  6. Jaime Blanco dijo:

    Mayte yo y mis queridas faltas. Pero en está en concreto ni había caído, la había normalizado en mi cabezota. Escribir correcto para gente que no pudimos hacer BUP y pasamos a aquella FP, sin ningún miramiento, es mera épica. Muchísimas gracias por el apunte. Gracias por el comentario y un abrazo

    • MayteSanSem dijo:

      No es épica, Jaime. Si vieras las faltas que cometía yo… de hecho las tildes me ha costado años ponerlas en su sitio. Pero a base de corregirme mucho, casi soy capaz de escribir medio bien a la primera. Los estudios de la juventud no son lo más importante, yo no tengo carrera y conozco titulados universitarios incapaces de escribir seis palabras sin diez faltas. Es cuestión de ponerse, buscar en el diccionario todo aquello que nos plantee la más mínima duda, fijarnos mucho cuando leemos y no confiarnos 🙂

      • Jaime Blanco dijo:

        Como dijo un “ilustre Presidente” con bigote. Estamos trabajando en ello. Espero que mi resultado sea mejor que el del susodicho “Mr.President”. No voy a entrar en política, sino me saldrían menos tildes y algún exabrupto sobre el señor ” Ansar”.

  7. Jaime Blanco dijo:

    Creo que en el tema libre del mes que viene, daré a conocer un relato sobre mis faltas de ortografía, con mucho humor. Que tengo por aquí.

  8. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir, me has hecho pasar un rato agradable a pesar de la dureza del tema. Un saludo. Amaya

  9. Jaime Blanco dijo:

    Gracias a ti por el comentario, es para mí un tema muy recurrente La Guerra Civil. Para mí, una guerra malinterpretada e injusta donde las haya.

  10. Mar dijo:

    Me ha gustado mucho, Jaime. Esta claro, que a algunos nos ha marcado lo que nuestros familiares nos han contado sobre esta penosa y horrible guerra que padecieron. Un abrazo.

  11. Jaime Blanco dijo:

    Mar, lo que nos contaron y lo que vemos que no cambia, o que no cambió, por esta desgraciada guerra. Muchas gracias por el comentario y un abrazo

  12. leticiajp dijo:

    Bueno, yo quiero pensar que algunas cosas han cambiado, aunque no precisamente por aquella guerra. Lo que está claro es que a nuestra democracia le queda aún mucho camino por andar y está quedando patente más que nunca en la actualidad. El relato me gusta, es directo y cuenta la historia de una familia concreta, pero podría ser la historia de muchísimas más.

  13. Jaime Blanco dijo:

    Muchas gracias por leerlo, es una historia más, contada desde mi punto de vista. No me escondo ehh, jajaja. No soy objetivo, ni lo seré. Y no es una historia Real, aunque podría serlo.

    • leticiajp dijo:

      Está bien que no te escondas, a mí me gusta la gente que se moja, pero que tú tengas un punto de vista, no significa que no puedas intentar crear un personaje que tenga otro, ¿no? Aunque reconozco que es realmente difícil, jeje. No sabía si la historia era real o no, pero lo que cuentas será lo que vivieron muchísimas familias.

  14. Tritio dijo:

    Menuda guinda del pastel esa frase final.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s