Color Pasión (Pablo Eduardo Oyarzabal)

Mi querido viejo, todavía te recuerdo. No creerías las cosas que me están sucediendo. Todavía quedan intactas en mi retina nuestras aventuras domingueras de amigos inseparables, de cánticos al viento, de gargantas rotas, de brazos alzados, de trapos al aire, de abrazos sinceros. Desde pequeño, desde grande, desde siempre fieles en cada torneo. Me acuerdo pocas acciones de juego, sólo las majestuosas, pero no olvido cada emoción, cada lugar y cada palabra de esos tiempos.

Puedo estar días hablando de esas vivencias, de esas paciencias, de las desilusiones imprevistas, de las euforias repentinas, de cada comentario, de cada grito, de cada paso rumbo al estadio. ¡Cuánta pasión! ¡Cuánta emoción expresada en esas tribunas! Cada gol era la felicidad pura, insuperable. Que lindas esas fotos del pasado.

Cuantas historias vivimos, cuantas tardes felices, cuantas veces nos alegramos y cuantas lloramos, cuantos abrazos de tablón intercambiamos, cada evento era el último evento, era todo en esos momentos.

Los viajes, los kilómetros compartidos, las sensaciones vividas, cada ciudad, cada tribuna, todo eso hoy me evoca un suspiro. Viejo, ¿Te acordás como entramos a la cancha el día que perdimos las entradas? ¿Te acordás como salimos de la tormenta en Mendoza? ¿Te acordás cómo llegamos a Córdoba? Tanta nostalgia, tantos recuerdos, innumerables.

Mi querido viejo, cuánto hay de cierto que ya no te tengo, ya no celebro esas emociones con tu acento. Es mi pasado aunque también es mi sustento.

Si supieras lo que nos está pasando. Estamos cosechando con emociones sobrenaturales aquellas lágrimas añejas, aquellos antiguos dolores del corazón, a un paso, a punto de clasificar tal como nosotros mismos lo habíamos soñado. Sí, podés apoyar la mano en el pecho y llorar como un hombre, es tuyo este ascenso. Yo no estoy tan eufórico como debiera porque padezco tu ausencia. ¡Como quisiera poder celebrar esta alegría con tu aliento!

Tu nieto me está por acompañar a la cancha, está creciendo, ahora me toca ser vos, tomar prestado tu lugar y enseñarle las cosas que aprendí a tu lado. Me mostraste como se comparte la pasión, tu pasión, la nuestra, la del rojo, aquella que perdurá en el tiempo inalterable a través de generaciones.

Ahora que te cuento todo esto te conozco más, esa era tu arma de amor, con esto te convertiste en mi ejemplo, con esto compartimos todo, con esto te conocí mientras crecía, con esto acumulé muchos recuerdos, por esto ahora te hablo, por eso ahora te extraño.

Me enseñaste una herramienta para acercarme a mi hijo sin darme cuenta, ahora entiendo. Tenerlo cerca, abrazarlo con la excusa de un gol, ahora entiendo.

Apenas logremos la clasificación con tu imagen en mi cabeza lo abrazaré tanto como vos lo hubieras hecho conmigo, con lágrimas en mi cara, con emociones desenfrenadas. No será solo un festejo, sino, además, será su lindo recuerdo para aquel día en que me toque a mí acompañarte en el cielo, gracias, mi querido viejo.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Color Pasión (Pablo Eduardo Oyarzabal)

  1. aprendiz de poeta dijo:

    Conmovedor, la línea de la vida…con los afectos regados y cultivados a través del tiempo.Muy bueno.Suerte Pablo Eduardo.

  2. Jaime Blanco dijo:

    Me ha recordado, en forma distinta al que he escrito para el tema libre de este “mes” me gustó mucho. Las pérdidas que crean dolor y se convierten en experiencias. Y la manera de convertir ese dolor en recuerdos y momentos. Mucha suerte.

  3. santo alcibíades dijo:

    Muy bueno. Un tema que llega y un traspaso del recuerdo de generación en generación.

  4. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir y hacerme pasar un buen rato leyéndote. Me encanta como has trasmitido el dolor por la ausencia del ser querido y la alegría por ese cariño extra que se puede demostrar a los hijos buscando una excusa !a veces son tan ariscos!. Un saludo. Amaya

  5. pablo eduardo oyarzabal dijo:

    Muchas gracias por comentar. Éstos comentarios me motiva seguir escribiendo más aún sabiendo que se transmitió el sentimiento expresado. Es mi primer concurso pero no será el último 🙂 saludos

  6. Ángela dijo:

    Un relato muy tierno, lleno de nostalgia y recuerdo por aquel que se fue, pero también de alegría por los momentos compartidos con el hijo. Creo que es algo que hemos vivido o viviremos todos. Has sabido transmitir muy bien esos sentimientos.

  7. Joan Manuel García Paz dijo:

    Muy bueno.Recordar una vida al lado de su padre con todas esas vivencias tan efusivas y cálidas.Entrañable relato.saludos.

  8. leticiajp dijo:

    Es original la forma, una especie de poema con forma de relato. Me gusta como se expresa un momento de nostalgia con recuerdos felices :).

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s