El misterio de los rostros pintados (Santo Alcibíades)

Descendí por el río Mekong en una lancha colectivo atestada de turistas. Una vez en mi habitación del moderno hotel Regent Park en Phnom Penh desplegué las fotografías que había tomado a las exóticas camboyanas con sus rostros pintados. Caminaban hacia el sur siguiendo el curso del río con sus vestidos de brillantes colores y entonando cánticos en la antigua lengua jémer. Las lineas en subido color rojo que habían trazado en sus rostros eran absolutamente simétricas y seguían cursos regulares lo que ahondaba el interrogante sobre su significado. Lamenté no haber profundizado en el sánscrito porque seguramente aquellas extrañas líneas rojas se relacionaban con el antiguo reino de Kampuya… no obstante el profesor Norodo Sem me aclararía todo.

Al día siguiente Norodo me recibió en su austero despacho del museo Angkor y le mostré las fotografías a la vez que, en mi precario jémer, le referí mis interrogantes y algunas respuestas que había elaborado esa noche de insomnio en el hotel.

El profesor me devolvió las fotografías con una sonrisa.

-Ah Dr. Stone -me dijo- me temo que usted ha venido a nuestro país con algunos prejuicios, en realidad el siglo XXI también nos ha llegado: estas mujeres que usted fotografió concurrían a la final del torneo de fútbol intermekong, si hubiera recorrido el lugar por tierra seguramente hubiera podido ver también a gente con el rostro pintado en celeste y otros dibujos distintos…

Me quedé helado ¡se trataba de un simple partido de fútbol como en cualquier lugar prosaico del mundo!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El misterio de los rostros pintados (Santo Alcibíades)

  1. manolivf dijo:

    Me encanta Santo. Como nos introduces al misterio y sobre todo como lo resuelves. La de misterios que hay de estos… 😉

  2. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias por escribir y dejarme dibujada en la cara una sonrisa después de leer tu relato. Un saludo. Amaya

  3. manolivf dijo:

    Tras leer tu relato tuve la sensacion (no se poner acentos desde el movil) de que me recordaba algo, ahora ya se que me recuerda, Santo, me recuerda a Tintin, envuelto siempre en misterios prosaicos con soluciones al alcance de la mano. Tu relato es igual de ameno. Un saludo.

  4. Ángela dijo:

    Así que al final solo eran jugadoras de fútbol. Bueno, en todo caso el relato es ameno y original, estupendo, Santo.

  5. leticiajp dijo:

    Me ha gustado, muy simpática la anécdota, me he reído :). Mira que hay veces que buscamos grandes explicaciones a cosas que son de lo más sencillo…

  6. Tritio dijo:

    Menudo chasco se habrá llevado, jejejeje. Cortito pero muy entretenido, gracias.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s