Adolescencia (Patricio Nuñez Fernández)

La matinal brisa de este invierno no hace más que golpear profundamente los huesos para que estos se espabilen, de ahí pasar a la carne, expandiéndose, para llegar a la cara, en ese sitio la acción se torna introspectiva, se vuelca al cerebro y así comienza a articular cada una de las acciones que se llevaran el resto del día o podemos suponer que será el resto de nuestra vida. Aquí es en el punto que ingresamos completamente a la función de Gregorio, dueño de estas líneas. Él padeció tal cual la descarga de ese aire de madrugada, después desarrolló actividades tal cual un autómata.

 

Gregorio se despertó en su regular siete menos diez de la mañana, el que se encargó de dicha función no fue otro que Norberto, el bueno de su padre, comunicándole que el café con leche ya estaba en la mesa de la cocina esperando. Luego de orinar y lavarse la cara, se vistió para dirigirse a la cocina en donde reposaba ya tibio su desayuno,  lo bebió solamente de dos tragos, volvió al baño y se cepillo tal cual los dientes como en cualquier mañana. Paso próximo fue abrigarse y tomar la mochila. En ese mismo instante su madre abrió la puerta de su pieza y lo saludó con un abrazo de entre sueño y un frío asesino, le besó la frente y le deseó un buen día. El pasillo de salida fue la primera impresión de absoluta melancolía y lo había sido durante mucho tiempo ya como para desear soportarlo de nuevo. Esta vez fue de cientos de kilómetros, ahí se encontraba su padre en comunión con la puerta abierta, inmiscuido en un profundo silencio. Le dio un beso en la mejilla de ultra tumba, que solamente hace que uno descienda, que lastime y que deje heridas.

Por algo en especial, no tomo la calle de siempre, sino que deambuló por la avenida y cada baldosa era un recuerdo, una especie de felicidad que se maniataba con la sombra taciturna de un adolescente condenado a no subsistir en un mundo demasiado racional para su sensitiva forma de apreciar las situaciones. Gregorio estaba por primera vez descorazonado como para que su propio peso lo tolere.

Ahí viene el recuerdo de su madre, la primera lagrima de la mañana se abalanzó en su rostro, la fija mirada de su madre, como desearía quedarse en su vientre, no salir de el y no conocer más que una cáscara de nuez, ser rey de ese espacio absoluto. En ese instante no dobló en Tacuarí para aproximarse a la escuela. Continuó recto el camino hacía la estación de Tren del Sarmiento, no pudo detener su paso, como si una violenta estampida recorría se pecho.

No se bien si escuchó o no el sonido de la chicharra que informaba que estaba pasando el tren, pero si puedo afirmar que miró enteramente a los ojos del maquinista.

¡Apuré alumno!- fue lo que, con certera puntería, dijo la portera cuando Gregorio ingresaba a la escuela.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Adolescencia (Patricio Nuñez Fernández)

  1. carolximena dijo:

    me gusto

  2. Ángela dijo:

    Pues lo he leído dos veces y no sé se si lo he acabado de entender, pero por si no es así al menos te diré lo que yo he sentido al leerlo. Veo un chico en pleno cambio, en esos tiempos, que todos recordamos, en que todo es tan importante, tan brutal, tan nostálgico: la adolescencia. Me parece ver el miedo y las ganas de quedarse en el seno de la madre, recordando o intuyendo tal vez lo feliz que era cuando no tenía que tomar decisiones, cuando no tenía que crecer y hacerse mayor. El momento del tren no lo acabo de ver, pero si que puedo entender que en esos momentos pudo el chico tener malos pensamientos ¿con la valentia o el desprecio de esa edad hacia la muerte? no sé…, me ha gustado mucho y me gustaría, si no te molesta, que me lo expliques un poco más. Muchas gracias. Seguro que me habré equivocado muchísimo, en mi alegato te diré que es muy tarde y algunas de mis neuronas ya se han id a dormir jaja

  3. Patricio Nuñez Fernández dijo:

    Gracias por darle semejante importancia a este pequeño relato. Para responderte puedo decirte es que es un relato adolescente que intenta describir ese momento en donde la explosión de romanticismo lleva a que uno piense en el suicidio como una escapatoria plausible. Es un poco el recuerdo de ir caminando a la escuela y pensar de un modo infantil en el suicidio como si fuese una salida con alguna clase de retorno.
    Te agradezco profundamente.
    Patricio

  4. manolivf dijo:

    Escribes de una forma algo extraña, con expresiones inusuales y rotundas, en alguna de las frases del relato me he perdido un poco, pero en general he conectado con ese batiburrillo de emociones que se albergan a la edad que da título al relato y me gusta como dejas asomar la idea del suicidio entre lo cotidiano, como esa posibilidad que está ahí entre las demás. Un saludo.
    🙂

  5. manolivf dijo:

    Creo que no me he expresado bien, Patricio, con lo de que escribes extraño me refiero a que usas localismos y palabras con las que no estoy familiarizada, en ningún momento lo veo como algo negativo, es sólo que me hace volver atrás en la lectura. Como ya te he dicho me ha gustado:)

  6. Patricio Nuñez Fernández dijo:

    Siempre las críticas son bienvenidas, sobretodo si se basan en la buena fe. Es verdad que tiendo a los localismos. Te agradezco profundamente la atención que le pones a cada uno de mis relatos. Además son una gran escritora.
    Te saludo y agradezco el tiempo que le dedicas a este pequeño cuento.
    Patricio.

    • manolivf dijo:

      No tienes nada que agradecerme. Para mi es un placer leerte, Patricio. Todos andamos en el mismo camino, intentando mejorar, ayudándonos los unos a los otros (esa es mi opinión) yo agradezco también que me comenten y me digan lo que gusta más o menos de mis relatos. 🙂

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s