Desencuentros (Sofibanez)

Nos desencontramos. Como la llave se desencuentra de la mano en una cartera. Como la luna se desencuentra con el sol después de cada espera. Nos desencontramos porque así lo quiso el reloj. Porque así de dispersos iban nuestros pies. Nos desencontramos como aquel nudo en la garganta de su correspondiente lagrima. Como aquel plumero que no alcanzo a limpiar del techo la telaraña. Así de simple, como le pasa a cualquiera; asi como aquellos que se cruzan y se pierden el rastro.

Nos desencontramos para no tener que perdernos luego. Nos desencontramos en tiempo y espacio, pero nuestras vidas alguna que otra vez se han chocado, en la distancia, en lo indirecto. Porque el tiempo no es tan disciplinado, ni nuestros ojos logran divisar largas distancias. Porque los metros ante el cansancio o la desesperación se hacen kilómetros; y a veces el amor corta distancias. Pero no fue nuestro caso; pues aquí nos encontramos con la paradoja de que nos hemos desencontrado, y no una, sino miles de veces, inclusive sin darnos cuenta. Porque no sabemos si de verdad deberíamos encontrarnos, porque no sabemos si alguna vez, por la emoción del encuentro, nos hemos chocado, sin siquiera una disculpa de por medio. Es que a veces voy muy apurado, y quizá por eso, no has alcanzado a sentirme aunque haya pasado por encima de tu sombra.

Puede que hayamos compartido la sombra de un árbol o los extremos de un banco. Puede que me hayas preguntado por fuego pero yo no fumo asíque el pedido término con un “no, no tengo”. Puede que me hayas preguntado por alguna dirección pero de seguro alguna que no frecuento.

Puede que me hayas esperado, como yo te he esperado a ti. Pueden ser tantas cosas, que todas terminan en una sola: no nos encontramos.

Después de tantos desencuentros –o no encuentros- lo primordial es que no nos hemos desgastado, no hemos gastado tiempo en peleas ni hemos callado palabras por piedad. Tal vez no nos hemos sentido porque no es nuestro tiempo para amar. Quizá el reloj entre tanto revoloteo sabe bien cuando nuestras agujas deben encajar en un mismo lugar. Tengo fe. Confío en el espacio, en el aleteo de la mariposa que desencadena un terremoto. Tengo fe en las coincidencias pero, ante todo se, que aunque solemos desencontrarnos muy seguido, en algún espacio de mí ser se algo de vos, y vos, sabes algo de mí: que estamos hechos el uno para el otro.

Conoce más de la autora en http://itisyourlifetoo.blogspot.com.ar/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Desencuentros (Sofibanez)

  1. Patricio Nuñez Fernández dijo:

    un desencuentro esperanzador. un gran relato.
    saludos.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s