¿Entonces quién…? (Alicia Bermejo)

Distraído, daba intranquilos paseos por los espacios que quedaban libres entre los muebles de su consulta. La sesión le estaba resultando especialmente fastidiosa, su paciente la Sra. de Garrígues le manifestaba, con todo detalle, los pormenores de su monótona vida marital, haciendo hincapié -como cada semana  desde hacía ocho meses- en las infidelidades  y devaneos de su marido, en plena crisis de los sesenta. Al cabo de unos minutos el Dr. Casamayor formuló una rutinaria pregunta simulando estar imbuido en el tema, la paciente contestó con gesto de sorpresa, como si de repente fuera consciente de que había alguien más en la habitación y a continuación retomó su repetitiva cháchara pasando a su siguiente inquietud: los hijos.

No por que tuviera interés en ello, pero a fuerza de escucharlo en cada sesión y a las notas recordatorias incluidas en el historial, el médico tenía conocimiento de la vida y obra de cada uno de los seis hijos de aquella mujer, que tumbada en el diván le explicaba, una vez más, las recientes ocurrencias de alguno de sus muchachos, todos ellos mayores de edad y residentes en el domicilio familiar, a la espera de mejores oportunidades de futuro.

Por un momento le embargó un sentimiento de lástima por ella, pero cuando iba a proponerle una línea de conducta, se percató de que estaba a punto de cumplirse el horario previamente establecido para la consulta, por lo que extendió la mano para ayudarla a incorporarse, convino con ella la conveniencia de otra reunión y la acompañó hasta la puerta, tomándola cariñosamente del brazo y esforzándose por que su sonrisa no dejara traslucir el alivio que sentía.

Nada más quedarse solo, pulsó el interruptor del interfono que comunicaba con la enfermera-recepcionista, para indicarla que demorara unos minutos la entrada del siguiente paciente pues iba a realizar una llamada personal. Marcó el número y esperó impaciente unos segundos.

-Consulta del Dr. Vallejo, dígame ¿en qué puedo ayudarle?

-Buenos días, señorita, necesito concertar una sesión con el doctor… es bastante urgente ¿podría ser mañana? Soy el Dr. Casamayor…

La insistencia y la condición de ser un paciente habitual, fueron primordiales para que la eficaz enfermera encontrase un hueco en la agenda de su jefe al día siguiente, tal como había solicitado.

El Dr. Vallejo recibió a su colega amigablemente y tras un intercambio de saludos y preguntas de buena educación, le invitó a relajarse tumbado en el diván para empezar la sesión.

-No puedo más, las sesiones con mis pacientes me agotan, me aburren…hay veces que me abstraigo de tal manera que me cuesta seguir el hilo de las monotemáticas historias y las miserias que se empeñan en describir con tanto detalle… ¡no lo soporto! De verdad, estoy al límite.-comenzó diciendo atropelladamente-

-Claro, mi querido amigo, en eso consiste la tarea de un psicólogo, usted eligió su profesión, de la misma manera que yo me decanté por la psiquiatría y consecuentemente sabía a qué atenerme.

-Sí, pero nunca pensé que los problemas de los demás iban a ser tan aburridos, esperaba más emoción, más… ¡no sé cómo decirle!

-Pero hombre ¡por Dios!

Pasó la hora con más rapidez de lo que hubiera deseado pero tenía tanta necesidad de comunicar su angustia, que antes de abandonar la consulta solicitó una nueva cita a la enfermera.

-Lo siento, el doctor acaba de comunicarme que le ha surgido un imprevisto y estará ausente unos días, pero no se preocupe yo le aviso en cuanto esté  disponible.

Ya solo en su despacho el Dr. Vallejo -acreditado psiquiatra- visiblemente alterado, repetía en un susurro: “este tipo me vuelve loco, me descoloca cada vez que viene”…mientras marcaba el número de su personal coach.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Sonrisa" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Entonces quién…? (Alicia Bermejo)

  1. MayteSanSem dijo:

    ¿El “personal coach” acabará en la consulta de una vidente?
    Muy bueno, me gusta.

  2. Nelaache dijo:

    Un relato original, sin duda. Me ha resultado bastante ameno. Enhorabuena.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s