Un padrenuestro y dos avemarías (Leticia de Juan Palomino)

“Yo confieso ante Dios todo poderoso y ante vosotros hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa…”

Doña Paquita se daba golpes contra el pecho con toda la fuerza que su frágil brazo era capaz de ejercer. <<Mi culpa, mi gran culpa>>. Doña Águeda, sentada dos bancos más atrás, la miraba con ganas de ser ella quien infringiera esos golpes. <<Maldita furcia. Mucha misa y poca moral>>. Ambas acudían cada tarde puntuales a la cita con el cura y ambas le esperaban para cumplir con el sacramento de la penitencia. Se saludaban con cortesía, sonrisa forzada en la cara y un halo de tensión envolviendo el ambiente y después aguardaban su turno junto a una talla de María Inmaculada.

—¡Otra vez aquí, Paquita! Ya le he perdonado el mismo pecado día tras día, mes tras mes, desde hace tres años.

—Lo sé, padre. Pero por la mañana vuelvo a pecar de soberbia pensando que no hice nada malo. Claudio ni sentía ni padecía y Adolfo me encontró a mí, como hubiera hallado a otra. Voy a ir al infierno.

—Paquita, lo que tiene que hacer es salir más, conocer más gente. Va a ser increíble lo que le voy a decir, pero no es necesario que acuda a la eucaristía a diario.

—¡Y si me da un patatús y me muero el día que no he venido y usted no me ha dado la absolución! No quiero correr ese riesgo.

—De acuerdo. Un padrenuestro y dos avemarías.

—¿No será poca cosa?

—Muy bien. Un rosario.

Paquita había sido infiel al bueno de Claudio, mientras éste pasaba sus últimas semanas postrado en una cama. Ella necesitaba unos brazos que la apretasen y Adolfo, en cambio, unos labios que besar. Desde que su esposa se había puesto dentadura postiza, la idea de introducir la lengua en esa boca artificial le repugnaba. Siempre había sido muy escrupuloso. Así surgió el trato tácito entre ellos: los abrazos seguían a los besos y viceversa, sin llegar a nada más. La lujuria se habría muerto de aburrimiento.

—A ver, Águeda, sorpréndame.

—Intento no sentirlo, padre, pero no puedo evitarlo. Sé que cada día profano este templo santo con mi ira.

—¿Y por qué no deja de venir y se da un respiro?

—¡Qué dice! Esa golfa ya se benefició a mi marido y me vi obligada a abandonarlo. No negaré que era un cretino asqueroso, pero era mío. ¡Que se largue ella!

—Vale, un padrenuestro y dos avemarías.

—¿El Señor estará conforme sólo con eso?

—Como prefiera. Un rosario.

Las dos féminas se arrodillaban y rezaban sus oraciones acompasadas, aumentando o dilatando el final para terminar a la vez. Águeda dirigía su odio a la rubia de bote. Paquita recibía una buena dosis de rencor de la desdentada. Dos mujeres inmersas en una pena que compartían un par de horas cada tarde y que las permitía mantener el equilibrio.

 Conoce más de la autora en http://leticiadejuanpalomino.wordpress.com/ y  https://www.facebook.com/LeticiaDeJuanPalominoBlog
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Confesión" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Un padrenuestro y dos avemarías (Leticia de Juan Palomino)

  1. manolivf dijo:

    “Ambiente cargado” el día de las confesiones, algo que debe pasar más a menudo de lo que creemos… Bien narrado Leticia. Un abrazo.

  2. Letícia,muchas gracias por escribir, me ha gustado tu relato. Felices fiestas y próspero año nuevo. Un saludo, Amaya

  3. Ana Pascual dijo:

    ¡Vaya dos! me han hecho reír estos personajes. Suerte y un saludo.

  4. Mar dijo:

    Leticia, un buen relato más tuyo que me ha hecho sonreír con sus simpáticos personajes. FELICES FIESTAS.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s