Al que mezcló los colores (Joan Manuel García Paz)

     El sol era un disco de un amarillo inverosímil y la sabana exudaba sus sinfonías reverberantes en esa tarde de ñames y retozos. Madimba, del brazo de su padre, era el niño más feliz del universo.Sus correrías hurgando los nidos del faisán o profanando los cubiles de los guepardos para acariciar a los cachorros cuidándose de Simba; eran motivos suficientes para vivir a plenitud entre la algazara de sus amigos,los bailes,los cantos y la mágica ilusión que encontraba en los libros de su escuela metodista.Era un niño excepcional que lo mismo desafiaba desnudo la vibrante energía de la naturaleza que meditaba y le exprimía la poesía a la desigualdad de la luna con el sol o del predador con su presa. Sin embargo, sus infantiles odiseas murieron una tarde plomiza que anunciaba monzón por los cuatro puntos cardinales,y que se cumplió, sí,llovieron lágrimas de sangre cuando conoció el significado de las palabras “blanco y negro” …le preguntó a la nube veloz que le ensombreció la mirada para siempre, al relámpago que espantaba las manadas de ñues en el horizonte y su corazón de roca se desmoronó en millones de partículas acuosas como los goterones inclementes que estuvieron cayendo por muchos días y transformaron su tierra de magia,de arena,de sol y de bailes en apenas un remedo de infamias y vergüenzas.

– ¡Negro! – Taladró su cerebro de niño-

– ¡Negro! –  En la tarde silente con los mutis de las jirafas y los hipopótamos rumiando antiguas nostalgias. Negro ya no se llamó el misterio de la noche ni la cabeza y el cuello del ibis sagrado de sus lagos amados.

Negro era el niño apartado de la escuela, negro el restaurante con el biombo de enmedio, los mingitorios que apestaban a injusticia y el sordo clamor de los corazones latiendo de rabia en el gheto miserable o las hirientes novedades de los periódicos y los noticieros, testigos incólumes que ocultaban el oprobio.

-¡Negro!- Retumbaba en las minas de diamantes lo mismo que en la Plaza inmisericorde de Pretoria o en el indiferente púlpito abocado a privilegiar sus íconos blancos.

      Sus ojos de negro, crecieron al viento árido de su Mvezo ancestral y la llaga de su alma cicatrizó en sus huesos adolescentes y después, se hicieron puño en su juventid combativa y al fin, una mañana premonitoria despertó la fiera que habitaba su alma para defender a su hermano y empezó a escribir la Historia.

      El Apartheid tembló y los tambores del Sur y el tañer de las campanas al viento pudieron por fin tocar para oídos de los dos colores y la sombra y el día se fundieron en un abrazo a su vera, sus manos generosas, negras en el anverso y blancas en el reverso  fueron solo una, llamando lo mismo al pálido parroquiano que degustaba su Hoenderpastei que al hombre tras el biombo con el pelo tan rizado como los cúmulos de Febrero de 1990 en que por fin, la voz de ese niño que hurtaba los huevos en la sabana se empezó a escuchar en todos los ámbitos del Universo.

      La Historia final es bien conocida: Un país nuevo, dos hermanos pintados de colores diferentes que por fin se encontraron y un anciano satisfecho con su conciencia que partió no hace mucho a escribir en el cielo de los justos la Historia de otra vida tan noble y tan bella…como su negro corazón.

 

                                                                                 A Nelson, con cariño.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Blanco y negro" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Al que mezcló los colores (Joan Manuel García Paz)

  1. aprendiz de poeta dijo:

    Uhhh, amigo, hace mucho que no te leía y pensé que no estabas más aquí.Tu relato, como siempre en esa delgada línea de realismo mágico y la prosa poética, pero esta vez si te fuiste a lo sublime, ni más ni menos que para el gran Mandela. me atrapas amigo, una vez más y como siempre. un placer reencontrarte Te saludo y felicito..

  2. Mar dijo:

    PRECIOSIDAD de relato evocando a nuestro querido Madiba. Muy, muy emotivo, me ha encantado, Joan Manuel. ¡Feliz año!

    • Joan manuel García Paz dijo:

      Gracias Mar, la verdad es que tuve emociones y sentires encontrados al escribirlo, fue una experiencia nueva. Muchas gracias y ¡Feliz año nuevo!Un abrazo.

  3. Nelaache dijo:

    Todo un homenaje a Nelson Mandela. Muy emotivo. Te felicito.

  4. Ameyalli Sihuapil dijo:

    ¡Grandioso! un verdadero homenaje a un enorme personaje. Felicidades Joan.

    • Joan manuel García Paz dijo:

      Muchas gracias Ameyalli, una verdadera sorpresa encontrarte por aquí.Sorpresa agradabilísima, por supuesto.Un fuerte abrazo.

  5. mpjimenez5 dijo:

    Homenaje escrito con exquisita sensibilidad.
    Saludos.

  6. Ana Pascual dijo:

    Intenso y emotivo, un gran relato para un gran hombre. Abrazos

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s