Dos caras de una misma moneda (Mª Pilar Jimenez)

Constantemente nos lamentamos de que snos van los jóvenesLa crisis los empuja a salir de España en busca de horizontes para su profesión, en busca de un trabajo: ¿Para eso les hemos dado una formación? nos preguntamos angustiados. Es verdad, desde un punto de vista.

Sin embargo, también me pregunto… ¿En circunstancias más favorables cuántos de esos jóvenes, empujados hoy a moverse, se habrían quedado instalados en la comodidad de un empleo, arropados por sus padres teniendo como objetivo importante su propio yo, para poder seguir colgados en una sociedad materialista y de consumo?

Si miramos el problema desde otro punto de vista seguramente descubramos lo que tiene de positivo para ellos y seguro para España, puesto que ellos son el futuro próximo de nuestro país, y no me refiero al desarrollo profesional que puedan adquirir por esos mundos, que también, pienso en su enriquecimiento humano, en el desarrollo de unos valores que se han quedado en el camino en este mundo materialista.

Por de pronto, eliminan fronteras, conviven como hermanos con otras gentes, otras razas, otras culturas. Porque no solamente son nuestros jóvenes los que salen de su país Y potencian al máximo la solidaridad y la amistad.

Superan las dificultades que el día a día les va presentando y valoran el esfuerzo que tienen que hacer. Aprecian los logros que por ellos mismos van obteniendo y también valoran, porque lo experimentan en sus propias carnes, lo que cuesta sobrevivir con pocos ingresos. Recuperan y conviven con la cultura del esfuerzo que es una buena herramienta para crecer.

Ya sé que a los padres y a los abuelos se nos parte el alma al verlos marchar, pensando que el motivo de su ida es la crisis y que son a ellos los grandes afectados; y es verdad. Sería distinto verlos marchar a estudiar con destino a un buen Centro y con una cierta holgura económica; quizá nos dolería menos la separación.

Y esto me hace pensar en qué sentirán esos otros padres que también ven marchar a sus hijos metidos en una patera, sin saber si volverán a verlos, con destinos inciertos y sin ningún medio, perdiendo en ocasiones la vida en el intento.

A nuestros muchachos, por lo menos, los despedimos subidos en un tren o les decimos adiós en un aeropuerto, y nos comunicamos con frecuencia gracias a las nuevas tecnologías que nos permiten verles las caras.

De todas formas yo estoy segura que los jóvenes, los que se quedan y los que ahora nos dicen adiós son los que van a sacar al mundo de la crisis, y no me refiero a la económica, sino a la de valores, que es por donde hay que empezar para arreglar la económica.

Para todos ellos todo mi apoyo.  

Conoce más de la autora http://www.pilita.es/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Blanco y negro" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dos caras de una misma moneda (Mª Pilar Jimenez)

  1. aprendiz de poeta dijo:

    Muy cierto lo que expones, la humanidad consumista y materialista y la inmovilidad del cangrejo, pero ahí está siempre la oportunidad de un cambio y pienso como tú, los jóvenes tienen la palabra.Bien por los que se enriquecen de humanismo. saludos y suerte Ma. Pilar.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s