Carta desde una mañana de invierno (Arturo Daussà Lapuerta)

Querida Andrea                                                   

    No me siento solo, pero escondo mi cabeza debajo de las sábanas escuchando como la lluvia golpea mi ventana, también oigo sonidos lejanos del chapoteo de nieve desecha que las ruedas de los coches apartan. Dejo pasar los minutos mientras llegan mis recuerdos.

   Siento como el calor de mi cuerpo aleja el frío, y todavía noto el aroma  de vainilla que me regalaste con tu presencia, como si fueran campanillas de ensueños.

   Entonces cierro los ojos y veo lucecitas que me traen tu mirada, y tu voz susurra unos buenos días, entonces te abrazo mientras se enciende nuevamente el fuego de la pasión.

   No, no me siento solo sabiendo que aunque lejos estás cerca, tan cerca que no has salido de mi pequeño corazón; sí, pequeño pero poderoso y fuerte para poder atravesar el desierto hasta el próximo oasis, y hacerlo sin perder la sonrisa por saber que en ese nuevo palmeral estarás tú con una jarra de agua fresca y cristalina que volverá a llenar mi alma sedienta y cansada.

   Entonces traspasada la niebla de los sueños, despejado el frío que se cuela por las rendijas de la puerta, me levanto y ya en el baño, alargo mi brazo derecho y con el índice escribo tu nombre sobre el vaho del espejo.

   Mientras veo como tu nombre se va desvaneciendo por el frío, aprieto el tubo de la pasta de dientes y pienso que es fácil sacar el contenido pero muy difícil si queremos volver a meterlo. Entonces prometo que lucharé para que esa masa nunca tenga que volver hacia su tubo, y que tu nombre aunque se desdibuje por el frío, no entre en una niebla que llegue a borrar los tiempos pasados, y que al contrario permanezca anclado dentro de mí, en aquel rincón tan recóndito, íntimo y personal que es imposible que desaparezca.

   Y hoy mirando la nieve del día frío te mando esta carta para que sepas que detrás de toda esa nieve, esas montañas, y esos mares, estoy  junto a ti.

  Un beso desde esta lejana fría mañana.

Conoce más sobre el autor en http://comentametulibro.blogspot.com.es/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Frío" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Carta desde una mañana de invierno (Arturo Daussà Lapuerta)

  1. Mar dijo:

    Un relato muy amoroso, como suelen ser los tuyos, y además, a través de una carta tan poco usual en estos tiempos. Me ha gustado mucho, Arturo. Un saludo.

  2. Tan lejos y a la vez tan cerca, me gusta. Que lindo, demasiado romántico.

  3. Ángela dijo:

    Hay amores que descongelan hasta los hielos de los infiernos (ahora que recuerdo en el infierno no hay hielo:))

    Nostálgico y romántico. Muy chulo, felicidades.

  4. leticiajp dijo:

    Me gustan el lenguaje y las metáforas que utilizas. Sutil y bonito.

  5. orgav dijo:

    Sencillo y precioso.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s