Gancho (Guillermo Jiménez)

Subo por las escaleras. A un sexto piso. El ascensor lo dejo a la derecha, no tiene puertas y en vez de algunos botones se ven cables sueltos.

Cuando llego arriba, no me duelen ni la rótula ni el menisco. Y respiro como un montañero jubilado en día de excursión. Llamo con los nudillos y enseguida me abren la puerta. Es Carmen.

Parece un poco más gorda que en la Webcam. Su pelo es de un amarillo demasiado artificial, pero tiene buenas tetas. O eso me pareció en la pantalla del ordenador. Ella casi ni me mira, qué curioso. Intento mirar de reojo esa camisa de Hello Kitty con esas tetas tan generosas. Es la primera vez que hago una quedada o como se llame, con una tía que he conocido por Internet.

Cuando entro en el piso enseguida me dice, “Ponte cómodo”, mientras me acerca una cerveza en una botella verde que no sé ni de donde ha sacado.

Allí huele a una mezcla de papillas caducadas, pipas rancias y tomate podrido. Yo sigo mirando las protuberancias de Carmen mientras me pregunto si Carmen es o no su nombre real. Como nick sería bastante original.

Desde el sillón de skay donde estoy sentado tan ricamente controlo las puertas. Esto debe de ser el salón aunque tiene forma de triángulo. Hay una tele de plasma en el centro del triángulo, cada esquina tiene una puerta cerrada. Por una de ellas salió Carmen. No hemos intercambiado palabras, tan solo eso de “ponte cómodo”. Sabe que soy yo porque la WebCam es un buen invento aparte de que mi nariz y mi barba de chivo son inconfundibles, bueno, y mis gafas de culo de botella también.

Compruebo que no hay libros en el salón, ni cuadros. Me bebo de un buche toda la cerveza de la botella de color verde. Cuando estoy empezando a ponerme nervioso aparece Carmen. De pronto se me pone a hablar un tanto acelerada.

-“Perdona, pensé que no vendrías”.

-“Yo por unas tetas como las tuyas, ya sabes”.

-“Hay un problemilla”, me corta enseguida.

-“¿También es la primera vez que quedas para algo así?”
-“No, no…”contesta fría pero rápida.

-“Pensaba yo que hubiera sido mejor quedar en cualquier bar o en un parque, un hostal, yo que sé, pero en tu piso…”, dije un tanto tímido.

-“No, si el problema es que está mi hermana en casa”, comenta ella como sin interés.

-“Vale, nos vamos donde tu quieras”, le digo mirando descaradamente las tetas de al menos tres cuartos de kilo cada una..

-“No, no”, dice ella.

-“Yo te he contado siempre por el Messenger cuales eran mis intenciones y no sé, es como muy frío todo”.

-“Es mi hermana”.

-“Me la presentas, la saludo y nos vamos por ahí a dar una vuelta, lo típico en estos casos, digo yo”.

Cuando empiezo a hablar soy imparable, eso sí, sigo obsesionado con esos globos que seguro están coronados por unos pezones jugosos como galletas María.

-“Ven, te voy a enseñar a mi hermana”, me dice poniéndose en marcha.

-“Cuánto misterio. Y luego nos vamos”, decido yo por ella.

Se levanta, me agarra por la mano y tira de mí. Qué curioso, cuanta confianza se ha tomado de pronto. Y me lleva casi arrastrando hacia la puerta del pico del salón que se encuentra a la izquierda de la tele.

Sigo con la idea de abalanzarme en cuanto pueda sobre ese par de garrafones que tiene como tetas. Le insito en que nos vayamos enseguida cuando me parecer ver en la pared de enfrente de la habitación en donde acabamos de entrar, algo como una mochila gigante que se zarandea.

Carmen va a encender la luz cuando escucho una especie de graznido que repite:

-“El water ha sido, el water ha sido”.

La habitación tiene las paredes de color verde sucio y no tiene ventanas ni cuadros ni adorno alguno, solo eso colgado en un gancho en la pared:

-“Te presento a mi hermana”, me dice la ahora sí, totalmente desconocida Carmen.

-“El water ha sido, el water ha sido”, insiste ese chillido ronco que proviene de la pared.

Colgada como en un ancla y como un gigantesco yoyó hay una persona de ojos saltones. Empiezo a sudar, me flojean las piernas y sin embargo no puedo moverme ni dejar de mirar a la pared de enfrente mientras escucho a Carmen ¿Se llamará Carmen? decir a toda velocidad mientras cierra la puerta detrás de mí:

-“Es mi hermana, no tiene columna vertebral. De siempre ha parecido un acordeón, la tenemos colgada para que no reviente por su propio peso. Le dijimos que perdió la columna vertebral cuando se cayó en el water en una época en la que andaba estreñida. Nació así, con semiparálisis cerebral y física. Y ha descubierto el sexo”.

Conoce más al autor en http://bbqtlln.blogspot.com.es/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Gancho (Guillermo Jiménez)

  1. Ángela dijo:

    Me parece impresionante este relato, lo leí anoche antes de irme a dormir y me ha perseguido hasta en mis sueños. La idea no es para tirar cohetes: chico y chica se conocen tras un escarceo a través de la red. Eso está de moda. Es el giro que le das al final: es tremendo. Me ha dejado incluso mal cuerpo, y mira que yo soy una amante convencida del terror. Me ha encantado. Tal vez lo único que me choca es la manera de presentar los diálogos, que no sé si es la correcta, pero eso ya te lo dirán los entendidos.

    • Guillermo Jiménez dijo:

      Gracias por tu comentario. La cuestión de los diálogos supongo que necesitará una correción, lo tendré en cuenta. En cuánto lo escribí lo leyeron dos personas cercanas, una me dijo que hubo momenos en los que pasó miedo y otra que le produjo cierto “asco”. A mí me gustó que al menos produjo emociones “encontradas” y que no les fue indiferente. Gracias de nuevo.

  2. David Rubio dijo:

    La imagen final es potente, grotesca, de esas que te deja el cuerpo como comentó Ángela, saludos

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s