Gélido Corazón (Marietth Suan)

Como cada sábado a esa hora desde mi habitación, la música, aturdía las paredes. Las notas de mis canciones favoritas traspasaban los muros, para  complacer o molestar al que pasara frente o cerca de ella.

Aunque la actividad era muy usual para mí y para todos alrededor, esa tarde parecía diferente. La brisa fría golpeaba la ventana y los vidrios empezaban a lagrimear y a entonar sus más tristes melodías por la baja temperatura, cosa que tampoco era normal.

Tendida en un lado de la cama, empecé a notar que se respiraba un aire totalmente diferente. Al ritmo de la brisa, también venían e iban pensamientos, los recuerdos y muchos momentos que igualmente bailaban con mi música, la misma que había estado presente en cada, cada instante de mi vida.

La habitación empezó a tomar un tono grisáceo, aunque la luz estaba encendida. Miraba yo al infinito, pintando figuras extrañas en el techo e intentando construir en la habitación mi propio cielo.

Justo en esos momentos, dejaba que la imaginación volara tan lejos como pudiera, la fantasía; se vestía de muchas maneras y siempre era mi compañía. Para estar a tono con lo gris y fría de la atmósfera, en la radio sonó -cuanto frío hace en Saturno- mi canción favorita de Doctor Deseo, también mi banda preferida…

Justo en ese momento y ya colgando del techo, al tiempo que yo tarareaba la canción, un  Búho la  repetía:

… Ver como la vida pasa

pasa de ti y no se detiene…

Cómo se puede caer hasta el suelo y luego más.

Cuando hasta el aire te abandona

y mil lagrimas de cristal

se rompieron en tu pecho

destrozando tu sonrisa,

cuánto frío hace en Saturno; mi amor…

… Ahora que estás perdida,

que tu mirada solo refleja desierto y sed,

déjate acariciar por esta canción

que todo pasa;

Confía en ti, confía en ti.

Terminaremos bailando,

brindando en algún bar…

estoy a tu lado…

 

Cuando terminó la canción, de repente en medio de su lentitud y su paciencia, el búho, hizo un movimiento inesperado, volteo y giro en la más linda acrobacia mezclada con danza que mis ojos observaron antes de llegar hasta mi cama y se poso en la esquina, extendiendo sus bellas y doradas alas.

En ese instante, el más grande gesto de sorpresa se dibujó en mi cara.   Sin embargo, desplacé mi cuerpo hasta otro lugar de la cama para verlo de cerca y contemplar su hermoso plumaje y los brillantes ojos de fondo amarillos que asemejaban la dulzura de la miel.

Cuando estuvimos muy cerca me dijo:

-Te he observado, duermes poco, piensas mucho.  – A veces te noto muy melancólica como hoy.

Sin saber que decir, turbada mi lengua y  con la mente confusa, como si no fuera obvio, al fin susurre…

-¡Eres un Búho! –expresé, aún en medio del desconcierto.

Yo, seguía pensando que decir, cuando de repente, sus grandes y profundos ojos se abrieron y nuevamente pronunció las palabras que me dejaron aún más sorprendida:

-Desde hace algún tiempo estoy aquí, aunque antes no me hayas visto.

– ¡Soy Valiente, tu ángel guardián!

En ese instante, más que durante los minutos anteriores -mi mente se nubló. Un bloqueo tan fuerte y frío como el hielo, se instaló en mis pensamientos. Por un momento mi mirada se perdió de nuevo en el techo donde un instante atrás –mi ángel, bailaba-.

-¿Era posible, lo que mis ojos en ese momento presenciaban? – ¿Lo que mis oídos escuchaban?

-E incluso ¿lo que mis manos tocaban? -Porque lo tome y sin temor lo acerque aun más a mi cara, para confirmar que era cierto.

El búho, o sea mi ángel, no dejaba de mirarme con esos ojos tiernos que me pedían que le creyera y tuviera confianza.

Por eso en un nuevo movimiento, me dijo:

-Confía en mí  -Hazme entenderte porque mi tarea es hacer que el frío de la soledad y el hielo de los sentimientos, al fin te abandonen.

Ya más calmada y queriendo involucrarme en mi fantasía, decidí que me desahogaría. Sentía esa necesidad de expresar lo que con ninguna persona podía.

En ese instante, recosté mi cabeza en la almohada y cerré los ojos para organizar mis ideas, o más bien mis sentimientos que eran los que me atormentaban.

Sorprendentemente y como nunca sucedía empecé a contarle a mi ángel guardián que se supone, me protegía, lo que pasaba. Quise cuestionarlo para que me diera razones que justificaran tantos momentos de dolor:

-¿Sabes lo que es sentir la soledad como un  bloque pesado que crece a medida que avanzan los años? – ¿Sabes lo que es sentir el corazón vació siempre?

Valiente, espero que yo terminara mis preguntas, se acercó un poco más, bajo la voz y expresó:

-Aunque no lo creas, he vivido mucho y en ese tiempo he aprendido que estar solo no es tan malo porque la soledad, permite momentos plenos en donde puedes crear lo imaginable. – En esos momentos de soledad, de desilusión, de mucho dolor…

-Nos hacemos creativos, desnudamos nuestros miedos y enfrentamos lo impensable.

Nunca nadie había dado tal explicación a los sentimientos. Durante mucho tiempo, simplemente dejaba que la  melancolía me absorbiera.

Mientras yo miraba a Valiente, sin parpadear…

Él continuaba con su explicación.

-Esos, se convierten en momentos, puros donde solo nos enfrentamos a nosotros mismos, despojados de todo y vemos claramente lo que queremos ver. – Se siente definitivamente, lo que se quiere sentir.

Y tenía razón Valiente, el dolor me había cegado a tal punto que no me había dado cuenta de todo lo que escribía, dibujaba y hacia cada vez que llegaba a golpear fuerte soledad.

En un segundo voló hasta donde estaba mi mesa de noche y del primer cajón saco mi agenda verde, en ella, durante los últimos años había registrado todas y cada una de mis lágrimas en forma de verso, de letras de canciones, de poemas o de simples frases cortas que dejaban ver cómo me sentía.

Empezamos a repasar cada página y Valiente, hacía que me sorprendiera con cada símbolo, con cada línea que daba forma a un objeto y me dijo:

-Has escrito canciones maravillosas, hecho frases, poemas, porque te dolía cada ausencia y todos los recuerdos que hacían salir a flote tus sentimientos. – Sentimientos  extraordinarios.

Mi ángel me hizo ver que no todo era malo, que este era mi gran momento y que debía aprovecharlo. Ese sentimiento, me había impulsado a encontrar mi esencia y esa era escribir.

Podía hacerlo muy bien con naturalidad, para mí y para otros. Si, escribir cuando sentía una ausencia, pero también cuando no la sentía porque igual había un sentimiento mas fuerte que me impulsaba a plasmar las letras sobre el papel.

Así en un gesto de reflexión que sonó algo extraño, pero que me motivaba, Valiente dijo:

-He visto tu realidad, no me gusta porque hace mucho fío en tu corazón. Necesito calentarlo.

Fue así como mi ángel Valentín, limpio me cara con su mantita dorada para secar mis lágrimas mientras pronunciaba:

-Al pasado dile adiós y al futuro que vendrá, abre tus brazos

A partir de ese momento, un deseo fuerte se apoderó de mi e hizo creciente la pasión por escribir.
Conoce más de la autora en http://marietthsuan.blogspot.com/
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Frío" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Gélido Corazón (Marietth Suan)

  1. En la escritura soñamos despiertos, desnudamos nuestros anhelos más íntimos, vemos el mundo diferente, y si alguien se burla de nosotros, no sabemos quién es (para no entrar con él en una discusión) y no sabe quiénes somos. Total? sus burlas no nos alcanzan. Me ha gustado este relato.

  2. Lina Johanna Guerao O. dijo:

    Que lindo relato, deja un mensaje real y sincero con respecto al tema de la soledad y saber manejar nuestros sentimientos. Me gustó mucho!!!.

  3. jhonevoiceover dijo:

    La simplicidad de un relato que impregna lo complejo del ser.
    Nuestra misión al escribir es expresar la idea más grande, con las palabras más simples, hoy tu tinta segrega el mejor sentimiento para la lectura. ¡En hora buena!

  4. MARIA MIRELLY BEDOYA QUIMBAYO dijo:

    Lindo Maria

  5. Mar dijo:

    Hola Mariett, este mes, este blog se ha desbordado de relatos, y yo he tenido la suerte de hoy empezar a leerlos por el tuyo. Creo que es la primera vez que leo algo tuyo, ojalá sigas con nosotros. Tu relato y tu forma tan delicada de escribir, cautivan. Desde luego, yo seguiré leyendo todo lo que mandes. Enhorabuena.

  6. Ángela dijo:

    De este relato lo que más me gusta es su mensaje, lo que cuentas. Cómo lo cuentas me gusta un pelín menos, pero igual es porque acabo de soltar al maestro Lovecraft y cualquier cosa que lea en las próximas horas va a salir perdiendo. Escribir. Creo que todos lo hacemos por algo parecido, tenemos un mundo dentro que necesita salir de alguna manera. Sigue escribiendo, escribe siempre, pero recuerda: nunca dejes de leer. Lee y lee a varios autores diferentes, introduce tu nariz en todos los géneros, fíjate en la escritura, en la manera de redactar, en cómo se salvan las dificultades. Aprende de los maestros, y luego suelta tu imaginación, y deja a tus tripas que hablen.

  7. Gracias a todos los que me han leído. Si, lo hermoso de la escritura es que nos permite expresarnos de mil maneras, nuevamente gracias. Espero seguir enriquciendo conocimientos en este sitio y por supuesto, escribiendo

  8. TRINY SUAREZ dijo:

    AVECES NUESTRO CORAZON NO EXPRESA LO QUE SIENTE POR MIEDO A ESTAR EXPUESTO Y NO SER COMPRENDIDO, PERO AL SALIR SOLO UN POCO DE AUQLLO QUE OPRIME O ALEGRA NUESTRO CORAZON DIA A DIA, NOS DAMOS CUENTA QUE HAY MILES DE PERSONAS SINTIENDO LO MISMO ESPERANDO A SER COMPRENDIDO Y CUANDO ESTO SUCEDE LE DAS LA ESPERANZA A UN ALMA QUE SE HINCHA DE ORGULLO; Y TAL VEZ EN ESE MOMENTO SE DECIDE A SER MAS FUERTE.
    EXCELENTE RELATO SOS INCREIBLE.

  9. Es precioso. Me ha encantado tu forma de relatar y la delicadeza conque lo haces.! Deseo verte otras veces por aquí, porque es un placer leerte.!! Mucha suerte1.

    • Marietth Suan-Maria Edith Suaurez Nogales dijo:

      María muchas gracias por leerme y por tu comentario, que es un honor. Claro que continuaré escribiendo en este sitio, me ha motivado demasiado porque aunque siempre he escrito, nunca había publicado nada. Estoy alistando mi relato de este mes.
      Un fuerte abrazo

  10. Nelaache dijo:

    Un relato muy entrañable, en el que la soledad inicial se va poblando de esperanza y de ilusión. Te felicito porque su sencillez me ha llegado. Un abrazo y suerte.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s