Hojas muertas (Alberto Casado)

El otoño ha llegado y una rara tristeza invade las calles del putrefacto barrio obrero. Los niños defecan en plena rúa y a nadie parece molestarle, pues qué importa un poco más de porquería. Las casas de citas pululan por doquier, mas los clientes son los mismos que se trasladan de unas a otras, al igual que se contagian la sífilis y la gonorrea.

Hay una persona dispuesta a cambiar el barrio en el que nació y creció. Vestido a la antigua usanza, comprueba la hora en su reloj de cadena, como si en ese mugriento lugar importara para algo. Sin embargo, él piensa que, muerto el perro… se acabó la rabia; o lo que es lo mismo, muertos los clientes… se acabaron la prostitución y las enfermedades venéreas.

El autoproclamado justiciero corta cuellos, apuñala corazones y revienta cabezas…, pues todo está permitido en una estación repleta de hojas muertas. ¡Qué bonito es el otoño para hacer limpieza!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hojas muertas (Alberto Casado)

  1. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir, la verdad es que me ha sorprendido tu forma de hacer limpieza, un saludo. Amaya

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s