Una peseta (Ana Ortega)

De cómo y porqué Marusa Reus, natural de Lugo, un buen día se encontró trabajando detrás de la barra de un bar de carretera en medio de Arkansas, es algo de lo que no vamos a hablar ahora.

De cómo paso de  llamarse Marusa a Susa podemos considerarlo, en estos momentos, puramente anecdótico. Por que esta historia empieza, el día en que Susa tomó conciencia de que su vida se hallaba justo en medio de un cruce de caminos. En menos de 72 horas había conocido a los dos posibles hombres de su vida.

Uno había impresionado su retina, con su blanquísima sonrisa de vendedor de coches de segunda mano. El otro la había atropellado con su voz de locutor, en el preciso momento en que le pidió un café con tostadas y huevos revueltos. 

Dos hombres, dos destinos y toda una vida para alegrarse o lamentarse de una decisión. Quizá por eso Susa miró a su San Pancracio, le dio la vuelta, le arrancó la peseta que llevaba pegada a la espalda y la lanzó al aire.

Diez años después, Susa se despertó escuchando la voz que la había enamorado años atrás, a través del escacharrado transistor que descansaba en su mesilla. Miró al hombre que tenía tendido a su lado, y se dio cuenta de que su sonrisa ya no era tan blanca.

Abrió el cajón de su mesilla, allí estaba la peseta y al mirarla, inevitablemente se quedó pensando dónde le habría llevado la vida, si en vez de cara hubiese salido cruz.

Desde aquel momento comenzó a tener dos vidas. Una la que tenía, otra la que nunca dejaría de imaginar.

Conoce más sobre la autora en www.soficoandmum.com
Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Amor" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Una peseta (Ana Ortega)

  1. Marietth Suan-Maria Edith Suárez Nogales dijo:

    Muy interesante la trama, un final inesperado.

  2. Mar dijo:

    Es que eso de jugarse los amores a cara o cruz, conlleva sus riesgos. Me ha gusta mucho tu relato.

  3. Ángela dijo:

    Bueno, igual si se hubiese quedado con el de la voz atropelladora, un buen dia, al levantarse, hubiese echado de menos la blanca sonrisa del otro…, cualquiera sabe. Muy chulo el relato, me ha gustado.

  4. Ana Calabuig dijo:

    Es el problema que tenemos en la vida, que siempre hemos de elegir y siempre nos quedará la duda sobre lo acertado de la elección. Un relato real. Saludos.

  5. David Rubio dijo:

    El “¿y si?” siempre será más hermoso que la realidad porque es territorio abonado a los deseos de nuestra imaginación. Buen relato. Saludos

  6. Milyvall dijo:

    Bueno en realidad un poco eso es nuestra vida, un “cara o cruz”, lo que es y lo que hubiera llegado a ser de tomar otra decisión a la que en determinados momento tomamos. Buen relato, me gusta Ana. Suerte!!

  7. Manger dijo:

    El destino siempre es caprichoso, pero nos lo marcamos nosotros mismos, no la suerte. Un relato bien trenzado. Mis saludos.

  8. manoli vf dijo:

    Me gusta. Es el eterno tema, pero muy bien contado y con mucho humor. 😉

  9. Nelaache dijo:

    Muy buen relato y muy buena reflexión: la que todos nos hacemos alguna vez en la vida. ¿Qué hubiera ocurrido si en vez de esto hubiera hecho aquello? Es algo existencial, algo que llevamos todos dentro. Lo acertado o desacertado de nuestras decisiones, la gran pregunta sobre qué hubiera ocurrido si en lugar de tomar un camino hubiéramos escogido otro. Genial. Mi enhorabuena.

  10. muy buen relato, corto y sustancioso, con un ritmo increible. Me encantó

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s