Hollín en las vidrieras (Tarodsim)

Siéntese y escuche Don Carlos. Sé que nunca hemos hablado mucho. Ya sabe que la confesión no es una de mis debilidades ¿Por dónde empiezo? No, no me mire así. Aquí está bien, en el banco, cara a cara. Si pienso en meterme en ese locutorio que usan ustedes para que su dios baje a perdonarnos me entra un agobio de cojones.

Vale, iré al grano ¿Quiere usted un cigarrillo? ¿No, aquí no? Bueno, yo sí me fumo uno si no le importa ¿Tiene fuego? Gracias ¿Ve usted la luz que pasa por las vidrieras cómo se queda atrapada en el humo que escapa de mis manos? Pues así está usted señor curita, así está usted. Andrés le quiere muerto. Y lo que es peor para usted, quiere que sea yo el que le mate. Tranquilo, aún no decidí si voy a hacerlo. No necesita comprobarlo, créame: le estoy apuntando con una Baretta 92 a esa barriga suya ¿Entiende ahora por qué llevo esta gabardina?

Debió usted de putear mucho al Andresito porque si no, no me mandaría a mí. Me llamó esta mañana y me dijo que me pasara por su casa. Cuando llegué tenía la cancela abierta, él que siempre fue tan miedoso. Me estuvo hablando de cuando éramos pequeños, ¿se acuerda usted que por entonces yo sí venía por la iglesia? Estaba muy raro, más de lo normal en Andrés. Hablaba con la furia de un borracho y con la certeza de un predicador. No diría que estaba nervioso, aunque si le digo la verdad no le entendí una palabra durante un rato. Me preguntaba cosas sin sentido. Que si me acordaba de verle jugar al escondite bajo sus sotanas, las suyas Don Carlos. Que si nuestras vidas no eran las que tenían que haber sido.

¿Se imagina?, se empeñó en convencerme de que yo no tengo la culpa de ser un asesino. Porque hay cosas que cuando te pasan de pequeño te transforman en un monstruo, un monstruo peor que el que te acorrala en tus pesadillas. Eso me dijo. Pero yo no me acordaba de un carajo. Se enfadó conmigo el Andresito, si usted le viera los cojones que me echó. Por un momento olvidé que él era un puto Drag Queen y que yo mato gente como si fueran perros desde los doce años. Pensé que me iba a dar de ostias. Pero no, sólo me dijo que se negaba a seguir hablando conmigo. Me dio una carta y se encerró en su habitación. Lo peor es que sabía lo que iba a pasar en cuanto empecé a leer su nota. Aún no sé porque no pude separar la vista de aquel papel rojizo. Tenía que haber ido a su cuarto y romper la puerta a patadas. Podía haberle salvado. ¿Sabe cómo se mató, no tiene curiosidad? Venga apueste, diga algo. ¿Por qué baja los ojos, no se atreve a mirarme? Está bien, no pasa nada, somos los dos culpables.

Me costó acabar la nota. En parte por lo asqueroso que era todo lo que cuenta. Pero sobre todo porque según iba leyendo cómo nos azotaban en sus fiestas de máscaras, cómo nos obligaban a posar desnudos para esas fotos, según iba leyendo le digo, ¿me escucha? Eso está mejor, míreme. Según iba leyendo me invadían imágenes de los sueños que me asfixian cada noche, y sabe usted Don Carlos, de pronto la figura que nunca pude reconocer, la que me acecha desde las sombras sin mostrar su rostro, apareció flotando sobre esa infantil caligrafía, mirándome a los ojos ¡Era Andrés, era Andrés el que más miedo me daba! ¿Qué le obligó usted a hacerme? Suda usted como un cerdo Don Carlos. ¿No tiene nada que decir, no?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Hollín en las vidrieras (Tarodsim)

  1. tusitala dijo:

    Muy bueno. Me ha encantado; bien escrito y con buen ritmo. Ese personaje merece otro relato como mínimo… Mucha suerte.

  2. tarodsim dijo:

    Muchísimas gracias. Pensaré en una segunda parte…
    Saludos!

  3. Manger dijo:

    Buen relato, Tarodsim. Mis saludos y suerte.

  4. tarodsim dijo:

    Gracias Manger. Se agradecen los ánimos 😉
    Un saludo!

  5. Ana Calabuig dijo:

    Buen relato y con mucho ritmo. Mucha suerte.

  6. Tarodsim dijo:

    Gracias Ana, Luego paso a comentar.
    Saludos!

  7. Mar dijo:

    Sin duda alguna, este relato es buenísimo, para mi gusto lo tiene todo: ritmo, tema, tensión, una justa extensión…me ha encantado. Mi enhorabuena, Tarodsim.

  8. tarodsim dijo:

    Hola Mar, pues muchísimas gracias, me alegra un montón que te gustara. Este relato lo hice como un ejercicio de la segunda persona, y la verdad es que da mucho juego, nunca la había usado antes.
    Un saludo!

  9. manolivf dijo:

    A mí también me ha gustado, Tarodsim. El argumento y la forma. Buen relato. Un salúdo.

  10. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias por escribir, me ha gustado tu relato. Un saludo literario. Amaya

  11. David Rubio dijo:

    Muy bueno Tarodsim. Consigues enganchar desde el principio y vas desmadejando la trama con soltura. Además el lenguaje del prota es muy convincente. Enhorabuena

  12. Tarodsim dijo:

    Muchas gracias David. Estuve buscando pero parece que no escribiste en marzo. Anímate para este mes que necesitamos más viajes de ida…
    Un saludo!

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s