Un cuento antes de dormir (Arecibo)

Dedicado a quien pudo ser…

 

El Cuentacuentos recorría la Calle del Ángel todos los días pasados cinco minutos de las nueve de la noche. Montaba una flamante bicicleta color rubí con radios de plata, y con breves toques de timbre acompañaba sus cantos, que tomaban la forma de pajaritas de papel dorado. Los pequeños seguían el avance de la estela rojiza, sólo visible para sus ojos inocentes, con las naricillas pegadas al cristal de las ventanas, sintiendo cómo las pajaritas doradas se derretían sobre sus cabellos limpios y perfumados en forma de bellas historias de dragones y princesas que invitaban al sueño. Y cuando éste finalmente venciera, el primer suspiro que el niño dormido exhalara llegaría al Cuentacuentos en forma de botón, del tamaño, color y material más diverso, que éste guardaría con cariño en las alforjas de piel que llevaba su espalda.

Esa noche, al final de la Calle del Ángel, el Cuentacuentos echó un vistazo preocupado a su valioso tesoro. Como sospechaba faltaba un botón grande, de madera gruesa y deslustrada, y una esquirla de hielo se le clavó en el corazón, entristeciéndolo. Sabía que era inevitable; “Ley de vida”, lo llamaban cruelmente en el mundo forjado por los adultos, pero nunca se acostumbraría a ello. Pedro, uno de sus pequeños, faltaba a la cita, y ya no volvería pues su inocencia había sido turbada por el crecimiento, embotados sus sentidos por unos rizos oscuros y unos ojos del color de la miel de los que nunca antes había sido consciente. Esa noche, los pequeños arropados por el Cuentacuentos durmieron bajo un sueño blanco sin imágenes del que despertaron descansados, sí, pero también sin alegría.

 

*          *          *

 

El Cuentacuentos recorre la Calle del Ángel pasados cinco minutos de las nueve de la noche. Monta una bicicleta color rubí con radios de plata, y acompaña sus cantos con breves toques de timbre. Hoy siente el corazón ligero; está realmente alegre, y esa noche los niños tendrán un sueño realmente bello. El Cuentacuentos sabe a qué se debe su entusiasmo y cuando cuenta los botones que su mano atesora al final de la calle observa con satisfacción un pequeño botón de nácar del tamaño de un grano de arroz; una nueva vida que duerme al amparo de sus cantos. El Cuentacuentos dobla la esquina para recorrer alegre la Calle del Paraíso pasados seis minutos de las nueve de la noche. Dulces sueños a todos.

 Conoce más sobre el autor en http://mensajedearecibo-relatos.blogspot.com.es

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tem alibre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un cuento antes de dormir (Arecibo)

  1. Alberto Casado dijo:

    Me ha gustado mucho. Espero que no te moleste que te diga que corrijas los abundantes “solo”, “este”,y otros similares, que según la última reforma del DRAE ya no se acentúan en ningún caso. Solucionado esto, te quedará mucho mejor. De todas formas, votaré por tu texto. Saludos.

  2. Luisa dijo:

    ¡Nos quitan hasta los acentos! Brrrrrrrrr.

  3. amaiapdm dijo:

    Me ha encantado tu relato, está lleno de ternura, muchas gracias por escribir, cuando lo repases va a quedar genial. Un beso literario y felices fiestas. Amaya

  4. Arecibo dijo:

    Preocupado como siempre por corregir las faltas de ortografía en las que pudiera caer a fin de alcanzar un texto lo más limpio posible, y rondándome la cabeza el uso de la tilde diacrítica en el adverbio “solo” o en los pronombres demostrativos, he investigado en la RAE, leyendo un artículo en el que se explica que la supresión de dicha tilde es una “recomendación”, no una “propuesta normativa”, por lo que su uso sigue siendo aceptado.

    A quien pueda interesar, dejo un enlace del periódico 20 minutos en el que Salvador Gutiérrez, miembro de la RAE, explica de forma muy clara la situación.

    http://www.20minutos.es/noticia/1696378/0/rae-ortografia/tilde-solo-este/lengua-cambios/

    Un saludo a todos.

  5. Manger dijo:

    Buen cuento, Arecibo. En cuanto a los acentos (tildes), la RAE no ha tenido más remedio que apearse del burro cuando se ha encontrado con una resistencia feroz de muchos acreditados escritores; por eso ahora sólo lo “recomienda”. Yo, por mi parte, y por ser ya algo maduro, seguiré con los viejos consejos de mi “Podadera”. Felicidades por el cuento y un cordial saludo.

  6. Mar dijo:

    Como el sueño de esos niños, tu cuento es realmente bello (y desde luego se me pasan las tildes cuando leo algo tan bonito…)

  7. Tranquilo, hasta Delibes pone tilde al adverbio “solo”, que yo tengo un libro aquí al lado y lo puedo demostrar (risas). ¡Precioso cuento! Lleno de sensibilidad y lirismo. Recuerdo a un Cuelgaestrellas que se haría muy amigo de tu Cuentacuentos.

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s