Brutus Malignus (Amaya Puente de Muñozguren)

Me llamo Brutus Malignus y vivo en este pequeño pueblo abandonado junto al mar. No tiene más de diez calles con casas a ambos lados, pero la mía es la única que se ha derrumbado por culpa de las últimas tormentas. Cada día cuido una casa distinta, todas están a mi disposición desde que ese virus, que vino del sur, acabó con toda la población.

Cuando llegó el virus, yo estaba pescando en mi barca entre las dos islas, tardé en volver más de lo que era habitual porque la pesca era buena y mi socio venia cada tres días a recogerla con su motora, hasta que un día no vino, pero no le di importancia –era habitual en él intimar más de la cuenta con el alcohol y las mujeres-; Cuando volví al pueblo vi que una gran tragedia había ocurrido en mi ausencia. Todos estaban muertos.

 He tardado varias semanas en vaciar las pocas casas en las que había cadáveres, ya que casi todos estaban en el polideportivo cubierto, que habían habilitado como hospital, no me ha quedado más remedio que pegarle fuego para purificarlo, -me costó mucho mantener las llamas a raya y que no se extendieran por el bosque cercano-. La gran pira funeraria se debía ver desde lejos, pero temo que debemos ser muy pocos los supervivientes y creo que no tenemos ganas de recibir visitas, estemos en donde estemos.

 En este pueblo no hay nadie más que yo y los gatos, perros y pájaros de los vecinos que me siguen a todas partes. Ha sido duro organizar y almacenar los alimentos, bebidas y medicinas. He guardado en el banco  el dinero, los documentos, escrituras y las joyas de todos los vecinos, eso sí, anotando minuciosamente de quien era cada cosa y qué cantidad de dinero tenían en sus carteras, bolsillos y viviendas; no vaya a ser que vuelva por aquí alguno de sus herederos y pida lo que le corresponde por ley. Las cosas claras y el chocolate oscuro, decía mi abuela. Los animales me buscan para que les acaricie y, a cambio, me chupan los tatuajes de manos y brazos, esos que me hicieron cuando estuve en La Legión.

El sol sigue saliendo cada día, hay luz y agua, y parece que la vida sigue igual, pero sin ningún humano a mi alrededor. Nunca he sido hablador ni mujeriego y me gusta estar solo. No echo en falta a nadie, ya que los animales, que todo el día me rodean, me escuchan atentamente, me dan cariño y parece que me entienden; a veces, hasta me contestan con ladridos, maullidos y trinos; son libres pero me esperan en la orilla cada vez que salgo a faenar en mi barca. Me gusta cocinar para ellos y acariciar a cada uno antes de irnos a dormir. He tenido que hacer un cercado para los caballos y otro para las ovejas y corderos, a los que no me queda más remedio que dejar salir cada día, para que se alimenten por su cuenta. Casi todos vuelven aunque alguno se ha debido perder por los campos cercanos. No seré yo el que vaya a buscarlos. La naturaleza hace por si sola que nazcan corderitos, pollos, gatos, perros y potros de forma espontánea que vienen a relevar a los que poco a poco me voy comiendo. Estas chuletitas están exquisitas, luce el sol y tengo una botella de buen vino, todo es perfecto menos esta última chuleta que se ha caído en las brasas –la muy zorra- y está llena de ceniza, la he soplado lo suficiente como para quitársela  pero aún le queda la suficiente como para darle sabor a tierra y a humo. Está sabrosa.

 Aquí no hay un hombre más feliz que yo, tarareo y bebo de la botella, mientras a mi alrededor dormitan varias docenas de animales y se pone el sol tras la pequeña isla de enfrente. No se puede ser más feliz, solo me sobra esta puta ceniza pegada en el paladar.

Conoce más sobre la autora en http://amaiapdm.blogspot.com.es/

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Cenizas" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Brutus Malignus (Amaya Puente de Muñozguren)

  1. Mar dijo:

    Un solitario lleno de vida, me ha gustado mucho, Amaya. Un abrazo.

  2. manolivf dijo:

    Muy bueno, Amaya. Ese superviviente, tan curtido, como indica su nombre, y a la vez tan amigo de los animales…Me ha gustado.

  3. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias por leerme, Mar y Manoli, os deseo unas felices fiestas y que el año nuevo os haga el regalo de traeros todos vuestros sueños realizados. Un beso literario

  4. Querida amiga, se me antojó estar en una isla griega frente a un mar azul, con todo el vasto mundo sumido en el silencio…Me ubiqué en tu espacio y sentí la soledad y el conformismo que sobreviene a cada catástrofe. ¡Muy bueno tu texto! Al leerte uno despega hacia el lugar descripto…¡Y eso es algo muy bueno!

  5. amaiapdm dijo:

    Querida Carlota, es un honor que alguien que crea tan bellas letras como tu me dediques estas preciosas palabras. Te lo agradezco de corazón y te deseo largas y venturosas horas de maravillosa escritura. Un beso. Amaya

  6. orgav dijo:

    Interesante! !! Felicidades Amaya.
    Felices fiestas compañera de caminos literarios y el mejor de los años.
    Besotes

  7. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias, Orgav, es un placer coincidir contigo es este duro y maravilloso camino literario. Mis mejores deseos para que en este año que va a empezar se cumplan todos tus sueños y que disfrutes de todas las fiestas en compañía de tus seres más queridos. Un beso y un te quiero literario. Amaya

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s