Recuerdos de una vida (Alex)

El viento azotaba con fuerza. Su aullido se propagaba a lo largo de toda la costa. La marea se movía inquieta, alterada, como si estuviese molesta por algo. Como si supiese lo triste del momento.

Había llegado el momento. No podía retrasarlo más. Cogí la urna que tenía a mi lado, y la abrí. No me atreví a mirar al interior, me daba verdadero pánico. Al fin y al cabo, aquella urna contenía las cenizas de mi difunta esposa María.

Iba a cumplir su última voluntad: descansar sobre el mar de la playa donde ella había vivido prácticamente toda su vida.

Allí tenía todos sus recuerdos, sus amores, desamores, tristezas, alegrías….toda una vida de recuerdos.

Se me hizo un nudo en el estómago: me había costado semanas armarme de valor para venir a hacerlo. E, incluso ahora, a punto de hacerlo, un miedo atroz me recorrió. Significa mi último adiós a María. Adiós a la mujer de mi vida. Adiós a todos nuestros años tan felices juntos.

Mientras tenía la urna en mi casa. Sentía una pequeña sensación de calor en mi corazón. Sentía que aun estaba cerca de mí.   

Me levanté a duras penas. Decidido a cumplir con mi promesa. Observé durante unos minutos el interior de la urna. Casi parecía ver su rostro angelical, con sus labios rosados y una tierna sonrisa. Su voz sonó en mi mente. “tu y yo seremos muy felices juntos, ya lo verás”. Aquello era algo que siempre se encargaba de recordarme. Yo asentía y le sonreía, embelesado y atrapado en su hechizo que ella desprendía de forma natural.

Unas lágrimas se deslizaron por mis mejillas: era tan duro recordarla…..

A duras penas, incliné la urna y esparcí las cenizas sobre el mar.

Mientras veía como eran manejadas por el viento, una parte de mi desapareció. Sentí un gran vacío en mi interior. Por fin, María se había ido. Para siempre.

Sus cenizas descansarían sobre el lugar que siempre había amado: el mar junto al cual creció. Donde vivió y experimentó una vida entera. Hasta que la enfermedad se la llevó y me la arrebató.

Aquel era el final de nuestra corta historia. Había amado con locura a aquella mujer. Ella me había dado los mejores años de mi vida. Nada volvería ser igual en mi vida sin ella. Jamás. Siempre estará en mi corazón.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema del mes "Cenizas" y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Recuerdos de una vida (Alex)

  1. amaiapdm dijo:

    Gracias por escribir, me ha gustado tu relato. Un saludo literario y felices fiestas. Amaya

  2. alex dijo:

    Gracias a ti por tu comentario. Me alegra mucho que te haya gustado. Felices fiestas !

  3. manolivf dijo:

    Entrañable relato, Alex. Felices fiestas.

  4. Nelaache dijo:

    Entrañable relato, aunque pienso que deberías haber profundizado algo más. Suerte!!

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s