Resaca (Emilio Álvarez)

Le subió un olor como a whisky barato cuando orinó en un rincón de la azotea. Despertó en lo alto de aquel edificio, desorientado y aún borracho. El cuerpo entero le dolía, los músculos engarrotados y una fuerte cefalea le taladraba desde los adentros. Aquel disfraz de pollo no tenía bragueta, el fabricante obvió ese detalle, ni un triste agujero por el que evacuar. Se escurrió las últimas gotas y volvió a embutirse entre el montón de tela gruesa y plumas sintéticas. Perdió los calzoncillos, y lo que le quedaba de dignidad, durante la noche anterior. Ahora estaba sudado, notaba la humedad y un extraño picor irritando su piel desnuda. La cabeza de ave de corral que complementaba el traje descansaba contra la pared, junto a la puerta de hierro. Caminó hacia ella y le propinó una suave patada. El pelaje amarillo rodó, sucio, repleto de quemaduras y con lo que parecían restos de vómito en su interior. No tenía ni la menor idea de cómo iba a limpiar todo aquello. Se encendió un cigarrillo mientras se ajustaba las gafas de sol y retuvo una arcada que le vino. Luego caminó hasta la barandilla y se apoyó para contemplar un nuevo amanecer de resaca.

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Resaca (Emilio Álvarez)

  1. Pido disculpas por ese “engarrotados” en vez de “agarrotados”.

  2. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias por escribir, me ha gustado tu relato. Un saludo literario. Amaya Puente de Muñozguren

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s