Icarus II (Erick Rojas)

Lo primero que sintió fue la luz cegadora, la oscuridad absoluta del sueño había sido tanta que todos los sentidos fueron afectados, trató de cerrar los ojos, pero no pudo, ninguna parte del cuerpo respondía, solo existía luz y desorientación. De pronto, la voz del I.N.S.T.I. (Inteligencia de Navegación y Soporte de Tripulación Icarus II) comenzó el procedimiento estándar de reanimación del piloto.

-“Buenos días piloto, año 50 de bitácora, sus sentidos están siendo reanimados uno a uno, por favor no se alarme”.

Por un segundo no comprendió aquellas palabras, trató de parpadear, pero su cuerpo seguía sin responder, de pronto una idea súbita idea lo abordó. –“Piloto”, conocía esa palabra, era algo importante, -las cosas importantes me ayudarán a saber qué está pasando- fue el pensamiento que seguía a aquella palabra.

-“Comenzando proceso de reanimación, por favor siga las instrucciones para continuar con el proceso de reanimación”.

“Reanimación”, esa palabra también era importante, todo dependía de la “Reanimación”, algo en lo más profundo de su ser estaba completamente seguro de ello, o quizá haya sido que el resto de cosas hayan estado tan confusas, pero una a una venían torpemente a su mente. ¿Quién soy?, ¿dónde estoy?, ¿qué hago aquí?, ¿por qué no me puedo mover?, ¿de dónde viene esa voz?…

-“Comenzando proceso de reanimación, por favor no se alarme y siga las instrucciones para continuar con el procedimiento”.

Sus pensamientos comenzaban a alinearse a medida que pasaba el tiempo, aunque no podía ver ni mover ninguna parte de su cuerpo, al menos podía seguir las indicaciones de aquella voz.

-“Piloto de Nave Icarus II, Alexander Lake,

Alexander sintió como de repente sus pensamientos habían estado flotando encapsulados en burbujas, se reventaran una por una y ahora fluyesen a toda velocidad por su cerebro, llenando de información todos los espacios en blanco.

-“Piloto, intente conservar la calma y siga las instrucciones para seguir con el procedimiento de reanimación”.

Alexander trató de poner en orden las ideas que sacudían su mente a toda velocidad. Recordó su infancia en la academia de vuelo, el sueño de ser piloto le venía desde temprana edad, conquistar el cosmos, viajar a donde ningún hombre o mujer llegaría jamás, las estrellas más distantes, él las conquistaría.

-“Piloto de Nave Icarus II, Alexander Lake, confirmación de voz requerida, siga las instrucciones para continuar con el procedimiento”.

Débilmente intentó articular palabras, pero estaba obstruida por algo, un sabor metálico llenó su boca y le impidió contestar. La luz brillante empezaba a disminuir, todo estaba nublado, pero algunos colores empezaban a distinguirse de aquella luz brillante.

La luz blanca se debía a que estaba en una habitación blanca, casi la mayor parte, de ella, una forma azul estaba se encontraba en la parte derecha, aparte de eso, la habitación era toda blanca, o al menos eso le parecía a su nublada vista.

Alexander se concentró nuevamente en sus recuerdos, el proyecto Icarus II había sido el sueño de su vida, el sistema de navegación era experimental, pero de ser cierta la teoría de la Doctora Hela, podrían lograr una hazaña extraordinaria para la humanidad, el viaje interestelar a través de galaxias, una proeza que marcaría un hito en la historia de la humanidad.

Después del descubrimiento de las corrientes inter dimensionales, el misterio más grande de la humanidad había consistido en poder utilizarlas, su descubrimiento se había remontado al siglo XXV, desde entonces los últimos dos siglos la humanidad se había unido para trascender en la meta por la cual creían haber evolucionado, era su destino, llegar a otras galaxias.

La Icarus II viajaría entre las corrientes dimensionales en tiempos mucho más cortos que otros viajes antes realizados por la humanidad, en los cuales necesitaban naves masivas con alta cantidad de tripulación y solo llegarían a su destino final tras muchas generaciones de tripulaciones, lo cual hacía muy impráctico su  uso y llamaron a ese tipo de viajes, “Viajes Colonia”.

-“Piloto de Nave Icarus II, Alexander Lake, confirmación de voz requerida, siga las instrucciones para continuar con el procedimiento”.

Alexander intentó nuevamente de responder, pero la obstrucción metálica aún continuaba en su boca y no le dejaba seguir con el procedimiento, trató de mover sus manos hasta su boca, pero las sintió muy pesadas, por primera vez sintió su cuerpo, estaba suspendido, la sensación era cálida. Trató de hacer memoria, recordar su entrenamiento.

Los viajes tripulados solo por una I.A. (inteligencia Artificial) regresaron con datos bastante alentadores, la Icarus I fue la primera nave tripulada por Pilotos Humanos, Alexander quedó muy decepcionado ya que no fue escogido para formar parte de la primera tripulación.

-“Piloto de Nave Icarus II, Alexander Lake, confirmación de voz requerida, siga las instrucciones para continuar con el procedimiento”.

Sus manos se acercaron despacio al tubo en su boca, le costó mucho doblar los codos pero lo consiguió, descansó un momento ya que aquel pequeño movimiento se sintió como una gran proeza, recordó las explicaciones de la Doctora Hela

“Icarus I fue un fracaso porque los pilotos se encontraron consientes durante todo el viaje, al final lo único que trajo de vuelta la nave fue la I.A. fijada, la interacción directa con la corriente de dimensiones causó un daño irreparable en la mente de los pilotos, con I.N.S.T.I. no tendremos este problema, una vez dentro de la nave la tripulación entrará en un estado de reposo e interactuará directamente con I.N.S.T.I.

I.N.S.T.I. no es solo una I.A. es un sistema simbiótico entre tripulación, la navegación y soporte vital de la nave”. 

-“Piloto de Nave Icarus II, Alexander Lake, confirmación de voz requerida, siga las instrucciones para continuar con el procedimiento”.

Tiró del tubo que se encontraba en su boca pero un dolor intenso le llegó desde la boca del estómago, se dio cuenta que aquel tubo se encontraba conectado directamente a su estómago.

-¡Detente!-la voz era la de la doctora Hela. Aunque claramente la escuchó, es como si la voz le  hubiese llegado desde dentro y no desde fuera al igual que la voz de I.N.S.T.I. 

-¡Detente Alexander!, si sacas el tubo de alimentación romperás tu conexión con nosotros.

-“¿nosotros?”, ¿qué era eso de nosotros?, la única tripulación del Icarus II eran la doctora Hela y Alexander.

Nosotros, I.N.S.T.I. y yo, hemos estado conectados durante todo el viaje, estás un poco desorientado, debes volver a conectarte.

La doctora Hela era la persona más brillante que él había conocido, durante los últimos años habían compartidos sus vidas en el proyecto Icarus II, ella había diseñado  el sistema I.N.S.T.I. y en el laboratorio habían hecho muchas simulaciones de como pilotar conjuntamente.      

La vista de Alexander estaba cada vez más clara, giró hacia abajo y vio su propio cuerpo, decrépito y arrugado.

El pánico se apoderó de Alexander.

Constancias vitales desestabilizadas, iniciando protocolo de sedación.

Alexander comenzó a recordar, esta no era la primera vez que despertaba, ¿Cuántas veces había pasado?, “¿año 50 de bitácora?”, el viaje solo debía de durar 6 semanas.

-Exacto Alexander, llevamos viajando mucho tiempo, más allá del universo conocido, hemos sobrepasado la barreras que nadie podría creer, quédate con nosotros.

Alexander intento arrancarse con todas sus fuerzas el aparato de alimentación,  repentinamente se detuvo en seco. Observó con detenimiento la cabina de la doctora Hela, su cuerpo estaba completamente momificado.

-Alexander, recuerda, mi cuerpo ya murió hace años.

Alexander comprendió que no podría salir de aquella nave, si se desconectaba su cuerpo moriría, y si se volvía a conectarse nunca volvería a despertar.

Antes de perder el conocimiento, Alexander pensó en el cosmos, en lo mucho que había querido llegar a donde ningún hombre había llegado, la oscuridad volvía a tomarlo nuevamente, volvió al sueño compartido, a los controles de la nave junto a la Doctora Hela, o mejor dicho sumergido en ella, mientras que poco a poco su cuerpo desaparecía y moría, la Icarus II continuó su rumbo, más allá del fin del tiempo.

Conoce más sobre el autor en http://solounaspocaspalabras.wordpress.com/

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Tema libre y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Icarus II (Erick Rojas)

  1. amaiapdm dijo:

    Muchas gracias por escribir, me ha gustado mucho (y a la vez entristecido), tu relato futurista. Un saludo literario y feliz año. Amaya Puente de Muñozguren

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s