La última lechada de Don Eustaquio (Mar)

“Si te atreves, entra” rezaba el epitafio de Don Eustaquio. Cuando el sepulturero echó la última lechada en la lápida para sellar la tumba, entre dientes dijo “ahí te pudras hijo puta” y salpicó la corona de flores con un escupitajo lleno de odio. Cerrando los ojos volvió a recordar a su niñita de 15 años cuando le anunciaba el desgarro de su virginidad y descubrió su nombre. El amo del pueblo, el cacique, el señorito, por entonces solo Eustaquio junior, encaprichado de su princesa no paró hasta forzarla contra el gélido suelo de la cocina que ella limpiaba cada día en el pazo del señorito.

Entonces fue cuando la mano de la ley toco el hombro del sepulturero invitándole a comisaría. Mirando con dignidad al policía le dijo “con el mismo valor que entraría en esa tumba para volver a rematar a ese canalla, entraré en prisión”

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Relato y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La última lechada de Don Eustaquio (Mar)

  1. Luislo dijo:

    Bien narrado, sencilo y a la vez con gancho. Da gusto leer pequeños relatos de esa guisa 😉

Tu opinión es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s